El primer ministro de Malasia niega la relación del aceite de palma con la deforestación

Publicado 23/08/2019 9:56:26CET
Trabajdores de la industria de aceite de palma en Kuala Lumpur, Malasia
Trabajdores de la industria de aceite de palma en Kuala Lumpur, Malasia - SAMSUL SAID/REUTERS - Archivo

KUALA LUMPUR, 23 Ago. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, ha dicho este viernes que la relación entre la producción de aceite de palma y la deforestación "no tiene bases, es injusta y no está justificada", y ha afirmado que esa industria se ha desarrollado responsablemente.

Malasia es el segundo mayor productor mundial de aceite de palma, tan solo por detrás de Indonesia, un producto utilizado en muchas cosas, desde chocolates hasta pintalabios. Varios estudios han demostrado que la producción de esta grasa vegetal es una gran responsable de la deforestación, junto con el pastoreo de ganado y la producción de soja. Malasia e Indonesia juntos producen el 85 por ciento del aceite de palma mundial.

La Unión Europea ha aprobado este año una nueva ley para eliminar progresivamente el aceite de palma de la lista de biocombustibles para 2030. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), con sede en Suiza e integrada por varios gobiernos, asociaciones ecologistas y científicos, ha declarado que la expansión de la palma aceitera es responsable de la deforestación y degradación de hábitats naturales en Asia tropical y América del Sur y Central.

El primer ministro ha dicho que "las denuncias que relacionan el aceite de palma con la deforestación" tienen un "impacto negativo para Malasia, que depende en gran medida de la industria del aceite de palma para mejorar el bienestar socio-económico de nuestra población". Ha añadido que la industria se desarrolla de manera responsable y sostenible.

Según el IUCN, al menos el 50 por ciento de la deforestación en la isla de Borneo, cuyo territorio se reparte entre Malasia, Indonesia y Brunei, entre 2005 y 2015, está relacionada con el desarrollo de la industria del aceite de palma. Algunos ecologistas y activistas locales han asegurado que la deforestación continúa a día de hoy en Borneo y otras regiones de Malasia.

El mandatario ha explicado que centrarán los esfuerzos en aumentar la productividad en lugar de ampliar la zona cultivada, la cual pretende limitar a 6,55 millones de hectáreas para 2023, objetivo ya marcado por el ministro a cargo de la producción de aceite de palma.

Para leer más