El principal comandante rebelde visita Latakia, bastión de las fuerzas de Al Assad

Actualizado 12/08/2013 16:14:24 CET

BEIRUT, 12 Ago. (Reuters/EP) -

El jefe del Ejército Libre Sirio, el general desertor Salim Idriss, ha realizado una visita a la provincia costera de Latakia, donde reside la familia del presidente siriom Bashar al Assad, en un gesto para intentar demostrar la fuerza.

Varios pueblos de Latakia, bastión de la secta alauí de Al Assad, han sido tomados por los insurgentes suníes durante los últimos días. Salim Idriss, que dirige el Consejo Militar Supremo, se ha reunido en la provincia con algunos rebeldes y ha asegurado que su visita a Latakia tenía el objetivo de ver "los importantes éxitos y victorias" que los "revolucionarios han obtenido en el frente de la costa". Esta información no ha podido ser verificada por Reuters debido a las severas restricciones informativas y de seguridad existentes en Siria.

Las fuerzas de Idriss cuentan con el respaldo de algunos países árabes y de Occidente. No obstante, la ofensiva de Latakia está siendo conducida por dos grupos relacionados con Al Qaeda, que han acabado con la vida de cientos de personas este mes y que han obligado a otros cientos a buscar refugio en la costa mediterránea.

Los hombres de Idriss, con escasa financiación y grandes divisiones internas, se han visto eclipsados por estos grupos de carácter radical. Incluso dentro de las filas de los rebeldes, algunos líderes más moderados han muerto durante enfrentamientos con milicianos de Al Qaeda.

El Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), la rama iraquí de Al Qaeda, ha informado este domingo de que sus milicianos estaban ahora "a tiro de piedra de Qurdaha", la ciudad natal de la familia de Al Assad, y han asegurado haber lanzado misiles a la ciudad.

El avance de la oposición de Al Assad hacia territorio alauí es una gran victoria para los rebeldes después de varios meses de contratiempos durante los cuales han perdido terreno tanto en la capital, Damasco, como en la ciudad de Homs.

Junto a una lucha constante para recuperar la provincia sureña de Derá, la toma de varias zonas de la provincia de Latakia pone de manifiesto el desafío al que se enfrenta Al Assad, quien se encuentra actualmente intentando restablecer su autoridad a lo largo del país después de dos años de conflicto que han acabado con la vida de más de 100.000 personas.

Al Assad controla la mayor parte del centro y el sur de Siria, mientras los rebeldes mantienen las zonas del norte, cerca de la frontera con Turquía y a lo largo del valle del Éufrates hacia Irak. La región del noreste está, actualmente, dominada por los kurdos, quienes siguen en su lucha por obtener mayor autonomía.