Putin describe como "inevitable" un acercamiento entre Ucrania y Rusia

Publicado 09/07/2019 23:38:40CET
Vladimir Putin
Vladimir Putin-/Kremlin/dpa

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha descrito este martes como "inevitable" un acercamiento entre Kiev y Moscú y ha apostado por unas relaciones "más que amistosas" entre ambos países en un futuro.

"Creo que es inevitable, de todas formas, es inevitable construir relaciones normales, amistosas, incluso diría que más que amistosas, las de aliados", ha dicho, en una entrevista concedida al director estadounidense Oliver Stone de cara a su nueva película.

Así, ha resaltado que "el acercamiento es inevitable", antes de destacar que "rusos y ucranianos son un pueblo que tiene una historia común", según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

"Todos eran ortodoxos y se llamaban a sí mismos rusos y no querían ser parte del mundo católico, adonde los arrastraba Polonia", ha sostenido, antes de agregar que "con el tiempo, la identidad de esa parte de Rusia se definió de otra manera y la gente tiene derecho a hacerlo".

Putin ha manifestado además que "si parte de la gente que vive en Ucrania hoy en día cree que debe hacer hincapié en (...) su identidad y luchar por ella, en Rusia nadie tiene nada en contra de ello", antes de destacar que él "tampoco" lo tiene.

"Simplemente porque tenemos mucho en común, podemos utilizarlo como una ventaja competitiva en ciertos procesos de integración", ha argumentado, al tiempo que ha descrito esto como "un hecho absolutamente obvio" que las autoridades ucranianas "claramente no quieren".

"Creo que prevalecerá el sentido común, y al final llegaremos al estado que mencioné, el de un acercamiento inevitable", ha zanjado el presidente ruso.

Las palabras de Putin han llegado un día después de que su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, le propusiera celebrar una reunión en Bielorrusia para abordar la situación en la península de Crimea y el conflicto en el este del país.

En un vídeo publicado por la Presidencia ucraniana, el mandatario se dirigió a Putin y dijo que "es necesario hablar". "Discutamos a quién pertenece Crimea y quién no está en el Donbás", añadió.

"¿El lugar? Creo que (el presidente bielorruso) Alexander Lukashenko nos aceptaría con gusto en Minsk", señaló, antes de resaltar que en las conversaciones en Minsk estarían involucrados los gobiernos de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido. "No cambiamos y no rechazamos ningún formato diplomático. Ofrecemos hablar", manifestó Zelenski.

MOSCÚ LO CONSIDERA

En respuesta, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, apuntó que Moscú estudiará la propuesta de Zelenski. "Es una nueva iniciativa que, por supuesto, será considerada" por las autoridades de Rusia, dijo durante la jornada del lunes.

Así, argumentó que las autoridades tienen que sopesar si el encuentro es viable, así como estudiar el nuevo formato, que incluiría a Estados Unidos y Reino Unido, al margen del Cuarteto de Normandía --formado por Rusia, Ucrania, Alemania y Francia--.

Peskov recordó que los Acuerdos de Minsk fueron firmados por los participantes en el proceso de Normandía, pero no por representantes estadounidenses, según Sputnik.

Por su parte, la Presidencia bielorrusa confirmó que Lukashenko "apoya totalmente la oferta de Zelenski". "Su posición sigue sin cambios: no se puede mirar al otro a través de la mira de un arma. Es necesario sentarse en la mesa de negociaciones y abordar los numerosos asuntos pendientes", manifestó.

La oficina de Lukashenko drstacó además que "sin los estadounidenses será difícil resolver el problema, dado que están muy implicados en este proceso", al tiempo que reiteró que "para Minsk es un honor acoger iniciativas de paz y negociaciones".

TENSIONES BILATERALES

Las relaciones entre Ucrania y Rusia son tensas desde que Moscú se anexionara la península de Crimea en 2014, en el marco del conflicto armado entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos en la región oriental de Donbás que aún continúa.

Desde abril de 2014, las provincias de Lugansk y Donestk, situadas en el este de Ucrania, están controladas por milicianos separatistas que rechazan a las autoridades de Kiev y combaten contra las fuerzas de seguridad ucranianas.

Los acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política del conflicto, pero no se han traducido en cese de las hostilidades, que han dejado un balance de 13.000 muertos, según los cálculos de Naciones Unidas.

Contador

Para leer más