Putin se reúne este sábado con Merkel para hablar sobre Oriente Próximo, Libia y Ucrania

Publicado 11/01/2020 3:54:02CET
Imagen de una reunión entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.
Imagen de una reunión entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron. - Dmitry Azarov - Archivo

MOSCÚ, 11 Ene. (DPA/EP) -

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reunirá este sábado en Moscú con la canciller alemana, Angela Merkel, para hablar sobre Oriente Próximo, en un momento marcado por las tensiones en la zona, además de dialogar sobre Libia y Ucrania.

Las conversaciones de este sábado se centrarán en "la situación de Siria y Libia, además de en la escalada de tensiones en Oriente Próximo tras el ataque estadounidense el 3 de enero en el aeropuerto de Bagdad", según ha informado el Kremlin.

Merkel quiere tratar los "puntos problemáticos actuales" en Oriente Próximo, según confirmó esta semana el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert. "Rusia es un actor importante en el escenario mundial. Como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, es indispensable también en términos de resolución de conflictos políticos", dijo Seibert.

Los dos líderes se vieron por última vez el pasado mes en París para renovar el esfuerzo del alto al fuego en el este de Ucrania. Además, Rusia ha mostrado su apoyo al plan de paz que ha propuesto Alemania en el conflicto libio.

Además, también participará en esta reunión el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas.

La reunión se produce después de la muerte del general iraní Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, en un ataque estadounidense.

Soleimani murió junto al 'número dos' de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) --una coalición de milicias progubernamentales iraquíes apoyadas por Teherán--, Abú Mahdi al Muhandis, y varios milicianos iraquíes, tras lo que Irán prometió que se vengaría por el ataque.

En respuesta a su muerte, Irán atacó el miércoles con misiles dos bases militares situadas en Irak en las que se encuentran desplegados soldados estadounidenses, en lo que el líder supremo iraní, Alí Jamenei, describió como "una bofetada" a Washington.

Además, unos días más tarde, una aerolínea ucraniana se estrelló cerca de Teherán y hay sospechas acerca de que la causa fuera el impacto de un misil iraní.

Contador