Publicado 01/04/2020 21:18CET

RDC cierra varios centros para el ébola en un paso previo a la declaración del fin de la epidemia

Un centro de tratamiento contra el ébola en Beni, República Democrática del Congo (RDC)
Un centro de tratamiento contra el ébola en Beni, República Democrática del Congo (RDC) - Kitsa Musayi/dpa - Archivo

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de República Democrática del Congo (RDC) han cerrado durante la jornada varios centros de tránsito y tratamiento para el ébola en tres provincias del este del país, en lo que han descrito como un paso previo a la declaración del fin de la epidemia.

Los cierres han sido llevados a cabo en las provincias de Kivu Norte, Kivu Sur e Ituri, tal y como ha confirmado el coordinador adjunto de la respuesta contra el ébola, Justus Nsio, en declaraciones a la emisora congoleña Radio Okapi.

"La última localidad o zona sanitaria en la que hubo casos, Beni, ha pasado ya 39 días sin nuevos casos", ha destacado, antes de recordar que hay que esperar 42 días sin contagios para declarar el fin de la epidemia.

En este sentido, ha argumentado que "los centros de tránsito y tratamiento que han superado los cien o 200 días sin notificar un nuevo casos demuestran que científicamente no esperan recibir ya casos de ébola", ha argumentado Nsio para justificar el cierre de estas instalaciones.

"Se puede decir que el cierre de centros de tránsito y tratamiento indica o presagia ya la declaración del fin de la epidemia del ébola en Kivu Norte, Kivu Sur e Ituri", ha manifestado, si bien ha precisado que las instalaciones ubicadas en zonas fronterizas siguen abiertas.

El centro de tratamiento de ébola en la ciudad de Beni dio el alta el 3 de marzo a la última paciente que seguía ingresada tras contraer el virus.

Desde que comenzó el brote se han detectado 3.444 casos de ébola, con las provincias de Ituri y Kivu Norte como principales focos de la enfermedad.

Al menos 2.264 de estos enfermos terminaron falleciendo, lo que sitúa la tasa de mortalidad del virus en torno al 66 por ciento, según datos del Ministerio de Sanidad congoleño y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De esta forma, RDC está cerca de cerrar el que está considerado ya el brote de ébola más mortífero de su historia, sólo superado a nivel mundial por la epidemia que se cebó a partir de 2014 con la zona occidental de África, donde perdieron la vida más de 11.000 personas.