RDCongo.- Helicópteros de RDC y la ONU bombardean las posiciones del M23 en la ciudad de Goma

Actualizado 13/07/2012 9:36:30 CET

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Helicópteros de República Democrática del Congo (RDC) y de Naciones Unidas han bombardeado las posiciones del Movimiento del 23 de Marzo (M23) en la ciudad de Goma, ubicada en la frontera con Ruanda, según ha informado la organización internacional.

Un total de cinco helicópteros --dos congoleños y tres de la ONU-- han atacado tres puntos ubicados 35 kilómetros al noreste de Goma, cerca de la localidad de Bukima, según testigos citados por la BBC.

El corresponsal de la cadena británica ha indicado que, aunque se desconoce si el M23 está en la zona, lo cierto es que hay presencia de civiles. De hecho, un granjero habría perdido las dos manos a causa del ataque aéreo.

La ofensiva se produce horas después de que los ministros de Exteriores de la Unión Africana (UA), incluidos el congoleño y el ruandés, acordaran crear una fuerza regional para combatir al grupo armado, debido a la falta de resultados de la fuerza de paz de Naciones Unidas.

El M23 está formado por los soldados que se amotinaron el pasado mes de abril para unirse a la causa del ex general Bosco Ntaganda, imputado en el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de guerra por reclutar a niños para sus combates entre 2002 y 2003.

Las regiones de Kivu Sur y Kivu Norte, principalmente esta última, han sido escenario de un aumento de los combates entre las tropas congoleñas y el M23. En los últimos meses, unas 100.000 personas han abandonado sus hogares y muchas de ellas han cruzado las fronteras hacia Ruanda y Uganda.

El líder de la rama política del M23, Jean-Marie Runiga Rugerero, denunció ayer que las tropas congoleñas están atacando Goma por su supuesta alianza con Ruanda y ha advertido de que el grupo armado "marchará sobre la ciudad para proteger a los civiles".

El Gobierno de RDC y Naciones Unidas, a través de un informe de un grupo de expertos, han denunciado que altos cargos ruandeses están apoyando al M23, contribuyendo con ello a una escalada de violencia que podría derivar en una guerra civil.

En este contexto, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha trasladado a los presidentes de RDC y de Ruanda, Joseph Kabila y Paul Kagame, respectivamente, su preocupación por el supuesto respaldo ruandés al M23 y ha instado a ambos países a "hacer todo lo posible" para frenar la violencia.