Los rebeldes huthis realizan ataques contra las ciudades saudíes de Najran y Jizan

Publicado 04/07/2015 2:33:09CET

EL CAIRO, 4 Jul. (Reuters/EP) -

Los rebeldes houtis, un grupo insurgente chií que está luchando contra Al Qaeda en Yemen, y sus grupos aliados, han confirmado este sábado que han realizado varios ataques contra varias áreas de las ciudades de Jizan y Najran, en Arabia Saudita, matando e hiriendo a varios soldados.

La agencia de noticias oficial SABA --ahora controlada por los insurgentes-- ha informado de que un total de trece proyectiles fueron lanzados el viernes contra territorio saudí, incluyendo el aeropuerto de la ciudad de Jizan. El bombardeo también ha provocado la destrucción de material militar, según la agencia.

Los ataques se habrían producido en respuesta a los realizado horas antes por la coalición liderada por Arabia Saudí contra los rebeldes huthis, que han dejado un saldo de 16 muertos, según han informado los rebeldes chiíes y residentes locales.

En concreto, los huthis han asegurado que seis personas han muerto, entre ellas un niño, y otras tantas han resultado heridas en un bombardeo efectuado de madrugada sobre el barrio de Al Jaraf, en Saná.

La capital yemení ha sufrido varios ataques a lo largo de la jornada que han incluido el Ministerio de Comunicaciones y las cercanas montañas de Faj Attan, sede de una base militar y de un depósito de armas que se han convertido en objetivos habituales de las tropas árabes.

CRISIS YEMENÍ

Arabia Saudí asumió en marzo el liderazgo de la 'Operación Tormenta Definitiva', con la que, junto a otros nueve países de la región, tiene como intención declarada "repeler a las milicias huthis, Al Qaeda y el Estado Islámico" en Yemen.

Las monarquías del Golfo Pérsico temen que la influencia de Irán en la región se extienda con el ascenso de los huthis al poder, en medio de la inestabilidad generada por el conflicto iraquí y la guerra civil en Siria.

El presidente yemení, Abdo Rabbu Mansur Hadi, había apelado directamente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en una carta para que autorizara una intervención militar para frenar "la agresión de los huthis" contra su Gobierno.

La crisis política en Yemen, fruto de las disputas intestinas no resueltas con la caída del Gobierno de Alí Abdulá Salé, en 2011, se agravó el pasado mes de septiembre con la irrupción en Saná de los rebeldes chiíes.

Los huthis, que históricamente han reivindicado mayor autonomía para el norte de Yemen, llevaron a Hadi y su Gobierno a dimitir en bloque el pasado mes de enero, evidenciando así la pugna por el control de un país al borde de la guerra civil.

Para leer más