Hamdok recalca que la situación "está bajo control" tras los tiroteos en dos bases en la capital de Sudán

Actualizado 14/01/2020 21:40:41 CET
El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok
El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok - Mario Salerno/European Union/dpa - Archivo

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, ha asegurado este martes que la situación "está bajo control", tras los tiroteos registrados a primera hora del día en dos bases de los Servicios de Inteligencia y Seguridad Nacional (NISS), los antiguos servicios de seguridad de Sudán durante el régimen de Omar Hasán al Bashir, en Jartum.

"Queremos asegurar al pueblo sudanés que los incidentes que han tenido lugar hoy están bajo control y que no nos detendrán ni a nosotros ni a nuestra misión ni serán motivo de que nos alejemos de los objetivos de esta revolución", ha dicho, en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter.

Así, ha indicado que "la situación subraya la necesidad de la actual colaboración y la necesidad de hacerla avanzar para lograr los principales objetivos".

"Reiteramos nuestra fe en las Fuerzas Armadas de Sudán y en su capacidad de contener las situaciones", ha resaltado Hamdok, quien no se ha pronunciado sobre posibles víctimas durante los incidentes.

Según las informaciones recogidas por la emisora local Radio Dabanga, el intercambio de disparos ha tenido lugar tras unas protestas por parte de trabajadores de este organismo contra la decisión de desmovilizarles.

Así, estas personas han rechazado tanto la decisión como la posibilidad de unirse a las filas de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), una organización paramilitar encabezada por Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como 'Hemedti' y actualmente 'número dos' del Consejo Soberano.

Las autoridades han confirmado que se han registrado protestas por parte de trabajadores del NISS y han recalcado que hay conversaciones en marcha para abordar su situación, tal y como ha recogido el portal local de noticias Baj News.

Un portavoz de la Agencia General de Inteligencia, que reemplaza al NISS, ha destacado que las diferencias giran en torno "al valor económico de la rescisión de los contratos y los beneficios posteriores".

Las protestas y el intercambio de disparos han provocado un refuerzo de la seguridad en estas zonas de la capital, lo que ha derivado en atascos en Jartum, según Baj News.

ACUSACIONES CONTRA 'SALÁ GOSH'

Por su parte, el 'número dos' del Consejo Soberano, Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como 'Hemedti', ha acusado directamente al antiguo jefe del NISS, Salá Abdalá Mohamed Salé, conocido como 'Salá Gosh', de estar detrás de lo sucedido en Jartum.

Gosh, quien dirigió el servicio entre 2004 y 2009 y ejerció como asesor de seguridad del expresidente Omar Hasán al Bashir, dimitió días después del golpe de Estado que puso fin al régimen del antiguo mandatario.

En este sentido, 'Hemedti' ha acusado a 'Salá Gosh' de haber "planificado una sedición" y no ha descartado que haya "manos extranjeras" detrás de los incidentes, tal y como ha recogido la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

'Salá Gosh' fue detenido en 2012, acusado de "incitar al caos", de "atacar" a algunos líderes y de difundir rumores sobre la salud del entonces mandatario. Sin embargo, fue liberado en 2013 y reincorporado al servicio en febrero de 2018.

En este sentido, Shamseldin Kabashi, miembro del Consejo Soberano de Sudán, ha indicado en declaraciones a la cadena de televisión qatarí Al Yazira que las protestas podrían ser clasificadas como "un motín militar".

"Disparar en el centro de la ciudad es una rebelión y se le hará frente de forma que se garantice que la rebelión es contenida y Jartum volverá a la tranquilidad en las próximas horas, si Dios quiere", ha añadido.

Asimismo, ha apuntado que lo sucedido "supone una deficiencia militar y de seguridad" y "una intimidación a los ciudadanos y una amenaza para el proceso político". Por último, Kabashi ha sostenido que la forma en la que el personal de seguridad está protestando "es ilógico e inaceptable".

REFORMA DEL NISS

Las autoridades de transición establecidas tras el derrocamiento de Al Bashir en abril de 2019 tras un golpe de Estado han prometido reformar el NISS, acusado de numerosos abusos de los Derechos Humanos en el país.

Así, aprobaron en noviembre una la ley para "desmantelar" el régimen de Al Bashir. Hamdok destacó entonces que esta legislación "no es una represalia", sino que busca "preservar la dignidad del pueblo, agotado por los golpes de los tiranos".

El Ejército sudanés derrocó a Al Bashir después de 16 semanas de protestas que pusieron fin a tres décadas de régimen. El expresidente fue condenado en diciembre a dos años de reclusión en un centro de rehabilitación por corrupción.

Todavía quedan causas pendientes en Sudán contra Al Bashir, imputado en mayo por incitar a la muerte de manifestantes durante las protestas que acabaron desembocando en su salida del poder, por no mencionar las órdenes de detención del Tribunal Penal Internacional (TPI) en 2009 y 2010, por cargos de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en la región sudanesa de Darfur.

Contador

Para leer más