Actualizado 09/12/2021 19:58 CET

Reino Unido confirma cerca de 51.000 nuevos contagios un día después de imponer más restricciones

Archivo - Personas esperando para vacunarse contra la COVID-19 en Londres, la capital de Reino Unido.
Archivo - Personas esperando para vacunarse contra la COVID-19 en Londres, la capital de Reino Unido. - Kirsty O'connor/PA Wire/dpa - Archivo

Las autoridades sanitarias de Escocia piden a la ciudadanía cancelar las fiestas navideñas por la variante ómicron

   MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

   El Ministerio de Salud de Reino Unido ha constatado este jueves 50.867 contagios de COVID-19, un día después de que el Gobierno británico haya impuesto restricciones por la pandemia, como la vuelta del teletrabajo o la obligatoriedad de presentar el certificado de vacunación para acceder a ciertas instalaciones.

   Además, las autoridades sanitarias británicas han contabilizado otros 148 fallecimientos a causa de la enfermedad. Con estos datos, los totales en el país europeo han ascendido hasta los 10.660.981 contagiados desde que comenzó la pandemia y las 146.135 víctimas mortales a causa de la enfermedad.

   El ministro de Salud de Reino Unido, Sajid Javid, ha justificado este jueves la adopción de las nuevas medidas, que son "necesarias" para proteger al sistema de salud público británico. No obstante, las restricciones no han gustado en todo el espectro político del país, ni siquiera en el seno del Partido Conservador. Ya son más de 20 diputados 'tories' los que votarán la semana próxima en el Parlamento en contra de las medidas, según recoge la BBC.

   Todas las medidas impuestas en Inglaterra, entre las que también figura la obligatoriedad de usar mascarilla en la mayoría de los lugares públicos, como teatros o cines, están previstas en lo que la Administración de Boris Johnson llama el 'Plan B', presentado en septiembre por si la situación empeoraba. Según el 'premier', endurecer las medidas es un enfoque "proporcionado y sensato".

   El Parlamento británico ya aprobó volver a introducir el uso obligatorio de la mascarilla en el transporte público y tiendas de Inglaterra, en el marco de un recrudecimiento de la situación de la pandemia en el país europeo y ante las preocupaciones que plantea la variante ómicron. Reino Unido suprimió el uso obligatorio de mascarilla, y el resto de las restricciones impuestas por la pandemia, el 19 de julio.

   Las altas cifras de contagios de COVID-19 que las autoridades sanitarias británicas han constatado de forma sostenida en las últimas semanas llevaron a los expertos a pedir que el Gobierno introdujera medidas restrictivas para frenar la propagación de la enfermedad.

   El Gobierno británico ha fiado el desarrollo de la pandemia en el país y el levantamiento de las restricciones para contener su avance al plan de vacunación contra la COVID-19. Hasta este jueves, el 81,1 por ciento de la población británica cuenta con el esquema completo de vacunación.

SIN FIESTAS NAVIDEÑAS EN ESCOCIA

   Mientras, las autoridades sanitarias de Escocia han pedido a los ciudadanos cancelar las fiestas navideñas por el creciente número de contagios de la variante ómicron del SARS-CoV-2. Salud Pública de Escocia ha señalado que varios brotes de ómicron están vinculados a este tipo de celebraciones, por lo que ha indicado que posponer estos planes ayudaría "a proteger" a todos.

   Las autoridades sanitarias escocesas han constatado un nuevo caso de ómicron este jueves, por lo que el total supera ya el centenar, aunque los expertos piensan que el número real de contagios con la variante sería mucho mayor. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ya avisó a principios de esta semana de que esperaba que los casos de ómicron se incrementaran "rápidamente" en la región.

Para leer más