747606.1.260.149.20230307091436
Vídeo de la noticia
Archivo - Un camión con cohetes cerca de Bajmut - Celestino Arce Lavin/ZUMA Press / DPA - Archivo
Actualizado: martes, 7 marzo 2023 9:24

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de Inteligencia de Reino Unido han destacado este martes que los "desacuerdos públicos" entre el Ministerio de Defensa de Rusia y el Grupo Wagner revelan las "dificultades" a la hora de mantener el nivel actual de ofensiva contra la ciudad ucraniana de Bajmut, situada en la región de Donetsk (este).

"Los desacuerdos públicos entre el Grupo Wagner y el Ministerio de Defensa ruso sobre la entrega de municiones subraya la dificultad de sostener el elevado nivel de personal y municiones requeridos para avanzar con sus tácticas actuales", han argüido, según una serie de mensajes publicados por el Ministerio de Defensa británico a través de su cuenta en la red social Twitter.

Así, han subrayado que "la defensa ucraniana de Bajmut sigue degradando las fuerzas en ambos lados" y han manifestado que "las fuerzas ucranianas probablemente estabilizaron durante el fin de semana su perímetro defensivo tras los avances rusos previos al norte de la ciudad".

"Un ataque ruso destruyó en torno al 2 de marzo un puente sobre la única carretera de suministros pavimentada en Bajmut aún bajo control ucraniano. Las condiciones enlodadas están probablemente dañando los esfuerzos ucranianos para el suministro, dado que recurren cada vez más a rutas no pavimentadas", han zanjado.

La valoración de los servicios de Inteligencia británico llega un día después de que el jefe del Grupo Wagner, Yevgeni Prigozhin, aliado clave del Kremlin en el frente de combate ucraniano, denunciara que el Gobierno de Rusia sigue sin enviar las municiones teóricamente prometidas a sus mercenarios y especulara con las posibles razones: "burocracia ordinaria o traición".

Prigozhin ya acusó a Moscú en febrero de no suministrar munición a los mercenarios de Wagner, con críticas directas a la cúpula militar en la que ya agitaba las acusaciones de "traición". Tras los reproches públicos, anunció que el tema había quedado resuelto. Sin embargo, el lunes incidió en que "no se han enviado la mayor parte de las municiones".

Más noticias