Los republicanos amenazan con adelantar la votación de Kavanaugh si éste no llega a un acuerdo con su denunciante

Brett Kavanaugh, candidato de Trump al Tribunal Supremo
REUTERS / JIM BOURG
Publicado 22/09/2018 5:36:34CET

WASHINGTON, 22 Sep. (Reuters/EP) -

Los miembros del Partido Republicano del Senado estadounidense han amenazado con llevar a cabo este lunes la votación de una comisión sobre el nominado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, a menos que se alcance un acuerdo con la mujer que lo acusa de agresión sexual.

La Comisión Judicial del Senado había aplazado una votación sobre la confirmación de Brett Kavanaugh, después de que la semana pasada se dieran a conocer las acusaciones de la profesora de Christine Blasey Ford, y sus abogados y el personal de la comisión estaban negociando la fecha y la forma en que entregará su testimonio.

No obstante, el presidente de la comisión, el republicano Chuck Grassley, ha declarado que el panel realizará una votación sobre la confirmación de Kavanaugh este lunes, a menos que se alcance un acuerdo con los abogados de Ford antes de las diez de la noche de este sábado.

"Estoy extendiendo el plazo para una respuesta nuevamente hasta las 10 en punto de esta noche. Estoy dado aviso de que ocurrirá una votación el lunes en caso de que los abogados de la doctora Ford no respondan o la doctora Ford decida no testificar", ha emplazado Grassley en un comunicado.

A primera hora de este viernes, Trump ha intentado sembrar la duda sobre el testimonio de Ford, que ha asegurado de que Kavanaugh la atacó sexualmente en 1982, cuando ambos eran estudiantes de secundaria en Maryland. Kavanaugh ha negado las acusaciones y se ha comprometido a testificar en la audiencia del lunes.

El panel, controlado por los republicanos, ha tenido problemas con la nominación de Kavanaugh. Los demócratas han exigido más tiempo para una investigación y los republicanos quieren avanzar rápido con la confirmación, en medio de un ambiente político cada vez más volátil de cara a las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

La aprobación de Kavanaugh consolidaría el control conservador del Tribunal Supremo y sería un triunfo para la Casa Blanca en sus esfuerzos por inclinar al máximo tribunal del país más hacia la derecha.