El Rey recibe al líder de la ultraderecha flamenca en la ronda de consultas para formar gobierno en Bélgica

King Philippe meets Vlaams Belang chairman in Brussels
Benoit Doppagne/BELGA/dpa
Publicado 29/05/2019 12:20:05CET

BRUSELAS, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Rey Felipe de los Belgas ha recibido este miércoles al líder del partido de la ultraderecha flamenca Vlaams Belang, Tom Van Grieken, durante una media hora, en la que es la primera vez en la historia en que este partido es recibido en Palacio como parte de las consultas que debe mantener el monarca con los partidos políticos antes de iniciar el proceso de formación de un Gobierno de coalición.

"No es un momento histórico, es algo normal que un partido que ha ganado las elecciones sea invitado", ha declarado Van Grieken a la prensa, a su llegada a la reunión que ha tenido lugar durante la tercera jornada de consultas del monarca.

En las elecciones federales del pasado domingo, el partido más votado en Bélgica fue el nacionalista flamenco NV-A, que obtuvo el 16,03 por ciento de los votos en Flandes y ocupará 25 escaños en la Cámara de Representantes belga.

Sin embargo, el propio líder de la NV-A, Bart de Wever, dijo que habían perdido las elecciones y asumió que el ganador era el Vlaams Belang, segunda fuerza en Flandes y tercera en Bélgica con un 11,95 por ciento de los votos. De Wever, además, adelantó que se reunirá con Van Grieken y rechazó reeditar el cordón sanitario que existía sobre este partido.

Con este resultado, el partido xenófobo pasó de tres diputados con los que ni siquiera pudo formar grupo propio en la legislatura pasada a sumar 18 escaños, solo por detrás de la NV-A y del Partido Socialista valón, que obtuvo el 9,46 por ciento de los votos en Valonia y ocupará 20 escaños.

Sin embargo, la reunión sí es excepcional porque el resto de partidos en Bélgica aplican un cordón sanitario al Vlaams Belang y porque desde 1936 no se había visto a un líder de la extrema derecha reunirse con el jefe del Estado belga.

El rey Felipe ha mantenido la incógnita hasta hoy de si incluiría o no a la formación xenófoba flamenca en su ronda de contactos, una decisión en cualquier caso polémica que enfrenta a quienes creen que el monarca no debe recibir a la ultraderecha y quienes advierten de que de no hacerlo rompería su neutralidad.

Preguntado por la situación, el presidente de los democristianos francófonos (cdH), Maxime Prévot, ha opinado que "da escalofríos" pensar en que el líder de la ultraderecha se encuentra en el Palacio Real, pero ha admitido que no veía cómo el Rey podría evitar la cita a la luz de los resultados electorales.

Cuando Felipe de los Belgas dé por concluidas sus consultas deberá nombrar a un mediador, normalmente uno de los jefes de partido, para explorar las opciones para una coalición que sume una mayoría y respete el obligado equilibrio con representantes flamencos y valones.

Contador

Para leer más