Publicado 12/08/2022 19:22

Rusia teme que la misión del OIEA a Zaporiyia vuelva a ser suspendida por Naciones Unidas

Central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania
Central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania - VICTOR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO


MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso ha mostrado su desconfianza respecto a que la misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en la central nuclear de Zaporiyia, en territorio ucraniano pero controlada por Rusia, puede llevarse a cabo y no sea bloqueada nuevamente por Naciones Unidas.

"La posición del secretario general de la ONU (António Guterres) sigue suscitando interrogantes (...) No puede o no quiere aceptar la realidad", ha criticado la cartera diplomática, que le ha criticado por su "falta de voluntad".

"Recordemos que fue precisamente por la obstrucción por parte del secretario general (...) que la misión internacional del OIEA, que había sido prácticamente coordinada y preparada en todos los aspectos, fracasó a comienzos de verano", han criticado desde el Ministerio de Exteriores.

En este punto, el Gobierno ruso ha advertido de que "no hay certeza de que esto no vuelva a suceder" cuando las autoridades del país comiencen a preparar el viaje del director general del OIEA, Rafael Grossi, a la central nuclear de Zaporiyia, una inspección perfilada ya en la última reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

De hecho, en alusión a este foro, la portavoz de Exteriores rusa, Maria Zajarova, ha reconocido que en Moscú están "indignados" por la actitud de los representantes de las potencias occidentales, quienes, según dice, "para complacer sus actitudes rusofóbicas, inmediatamente comenzaron a negar los hechos evidentes relacionados con el bombardeo ucraniano de la central de Zaporiyia".

"No hay ni puede haber ninguna justificación para el hecho de que los Estados que reclaman una responsabilidad especial para garantizar la paz y la seguridad internacionales no hayan encontrado la fuerza para señalar claramente a Kiev la inadmisibilidad de los ultrajes que está cometiendo y pedirle que ponga fin al terrorismo nuclear", ha dicho Zajarova.

Así pues, las autoridades rusas han reconocido tener la impresión de que "no importa cuán lejos haya llegado" el presidente Zelenski, pues Occidente "está listo para cancelar todos sus pecados por adelantado".

"A juzgar por la persistencia con la que las delegaciones estadounidenses y europeas se apresuraron a promover la idea de "desmilitarizar" la central nuclear de Zaporiyia y los territorios adyacentes a ella, no van a analizar seriamente la situación actual (...) Toda la esencia de sus enfoques de política exterior se reduce a culpar a Rusia de todos los problemas y amenazas", ha dicho Moscú.

La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sirvió para abordar la situación "extremadamente peligrosa" en Zaporiyia después de una serie de ofensivas lanzadas contra las instalaciones y de las que Rusia y Ucrania se han acusado mutuamente. Según Moscú, la posición del representante ante la ONU, Vasili Nebenzia, estuvo en consonancia con lo defendido por el propio Grossi.

Más información