Publicado 24/06/2021 19:32CET

Rutte dice que Hungría no tiene cabida en la UE si mantiene la ley y Budapest lo tacha de chantaje político

El primer ministro holandés, Mark Rutte
El primer ministro holandés, Mark Rutte - Wim Kempenaers/BELGA/dpa

BRUSELAS, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha avisado este jueves a Hungría de que no tendrá cabida en la Unión Europea si mantiene sin cambios la ley que prohíbe charlas sobre homosexualidad en los colegios, unas declaraciones a las que Budapest ha reaccionando calificándolas de "chantaje político".

"Deben entender que bien son miembros de la UE y por tanto de la comunidad de valores que formamos o bien están fuera", ha declarado Rutte a la prensa cuando se dirigía a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Bruselas.

Aunque no figura en la agenda oficial del Consejo europeo, los líderes tienen previsto discutir durante la cena sobre la controvertida ley promovida por el Gobierno de Viktor Orban y que varios de ellos han calificado ya en público de "inaceptable".

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo el martes que esta norma es una "vergüenza" para la UE y avanzó que su Ejecutivo usará su arsenal legal para proteger los derechos fundamentales de los europeos, "sean quienes sean y vivan donde vivan".

Además, 17 de los 27 líderes, entre ellos la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y el español Pedro Sánchez, han firmado una carta que si bien no señala a Hungría ni menciona su polémica ley sí llama a combatir las "amenazas" contra los derechos de la comunidad LGTBIQ y defender el respeto de los derechos fundamentales en la UE.

Ya el martes, los mismos países firmaron una carta promovida por los países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) señalando directamente a Orban y reclamando a Bruselas que tomara medidas legales para parar la ley homófoba.

En este contexto, Rutte ha asegurado que siente "vergüenza" por sentarse "en la misma mesa" que Orban y ha instado al primer ministro húngaro a "derogar" una norma que entra "en grave conflicto con los valores de la UE".

Rutte ha reconocido que aunque no está cómodo con Hungría es consciente de que no puede expulsar a un Estado miembro de la UE, aunque ha confiado en que la Comisión tome medidas legales para frenar la deriva húngara.

El mandatario holandés ha dicho que ningún europeo debería sentir "miedo" por ser como es y ha lamentado que leyes como esta den la impresión de estar "retrocediendo cien años".

Frente a las críticas de una parte de sus socios, Orban ha acudido a la cumbre europea defendiendo sin fisuras su ley con el argumento de que no tiene nada que ver con la orientación sexual de las personas adultas sino con el derecho de los padres a tener el control total sobre la información que llega a su hijos en materia de educación sexual.

También se ha definido como un defensor de los derechos de la comunidad gay y ha invitado al resto de líderes a leerse la nueva ley antes de criticar su contenido sin conocer los detalles.

Tras las duras declaraciones de Rutte, además, la ministra de Justicia de Hungría, Judit Varga, ha tachado las palabras del mandatario holandés de "chantaje político". "Hungría no quiere dejar la UE, por el contrario quiere salvarla de los hipócritas", ha remachado, en un mensaje difundido a través de Twitter.

Contador

Para leer más