Publicado 12/07/2020 13:18CET

Sudán despenaliza el consumo de alcohol para los cristianos y elimina la pena de muerte por apostasía

Una mujer reza en una iglesia de Sudán
Una mujer reza en una iglesia de Sudán - GETTY IMAGES / SPENCER PLATT - Archivo

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán ha proseguido este domingo con nuevos anuncios sobre su programa de reformas al código penal del país con la declaración de la despenalización del consumo de alcohol para los cristianos del país y la eliminación de la pena de muerte por delito de apostasía, traducida en este caso a la negativa a aceptar la conversión al Islam.

Esta medida se suma a la adoptada por la jefatura del Estado de Sudán, el Consejo Soberano, que aprobó este viernes la ley que ratificaba la criminalización de la mutilación genital femenina, una práctica ancestral que sigue estando muy extendida en el país árabe.

Según la antigua Ley Penal de 1991 del ahora derrocado dictador Omar al Bashir, el castigo por la apostasía era la lapidación hasta la muerte. Ahora, en una entrevista a los medios nacionales, el ministro de Justicia sudanés, Nasredin Abdul Bari, ha anunciado la cancelación de estos artículos.

"Vamos a garantizar la libertad religiosa y la igualdad en la ciudadanía y el Estado de Derecho", ha asegurado el ministro en declaraciones recogidas por la corresponsalía en el país africano de la agencia de noticias turca Anatolia.

Uno de los casos más conocidos de la aplicación de la ley fue el que ocurrió en 2014, cuando una mujer embarazada, cristiana, fue condenada a muerte tras negarse a renunciar a su fe. La acusada, Meriam Yahya Ibrahim, finalmente fue puesta en libertad y escapó del país tras la enorme presión internacional que recayó sobre el régimen de Al Bashir.

"Todos estos cambios apuntan a lograr la igualdad ante la ley. Hemos descartado todos los artículos que han llevado a cualquier tipo de discriminación. Aseguramos a nuestra gente que la reforma legal continuará hasta que eliminemos todas las leyes que violan los derechos humanos en Sudán", ha enfatizado el ministro.

La sentencia de muerte se mantiene en el país, no obstante, pero reservada a los casos de asesinato y "otros crímenes atroces que requieran retribución".

El ministro, asimismo, ha asegurado que su oficina esta trabajando para crear una nueva ley "que elimine todas las disposiciones discriminatorias contra las mujeres y los niños".

DARFUR

Por último, el ministro se ha referido a la reforma más compleja, la que se refiere a la posible entrega de Al Bashir al Tribunal Penal Internacional para que responda por crímenes de guerra durante el conflicto en Darfur.

"El Gobierno entero está estudiando nuevas formas de perseguir los crímenes de Darfur, pero en general aceptamos el principio de que los acusados deberían comparecer ante el TPI", ha añadido en comentarios recogidos esta vez por Bloomberg.

El conflicto en Darfur se remonta a 2003, cuando milicias rebeldes subsaharianos se enfrentaron a las fuerzas gubernamentales y sus aliados paramilitares árabes, conocidos como janjawid. Las tres partes perpetraron graves crímenes de guerra.

Para leer más