Suu Kyi asegura que Birmania asumirá su responsabilidad en la repatriación de rohingyas desde Bangladesh

Publicado 04/11/2019 10:55:19CET
Aung San Suu Kyi
Aung San Suu Kyi - REUTERS / NGUYEN HUY KHAM - Archivo

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La líder 'de facto' del Gobierno de Birmania, Aung San Suu Kyi, ha asegurado este lunes que el Ejecutivo asumirá su responsabilidad de cara a la repatriación de los refugiados rohingyas huidos a Bangladesh a causa de las operaciones militares en el estado de Rajine en agosto de 2017.

"El Gobierno no se escapará de su responsabilidad de proteger la seguridad y los derechos de todos a los que debe proteger", ha dicho Suu Kyi durante la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Así, ha manifestado que la situación en Rajine es "altamente compleja" y ha expresado el compromiso del Ejecutivo de permitir un regreso de aquellos rohingyas "verificados", según ha informado el diario birmano 'The Irrawady'.

En este sentido, Suu Kyi ha expresado su agradecimiento a la ASEAN por su apoyo y ha mostrado la intención de Naipidó de continuar trabajando con "amigos que se aproximan a los problemas en Rajine de forma práctica y equilibrada".

Las palabras de la líder 'de facto' birmana han llegado en respuesta a las recientes declaraciones del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien expresó durante el fin de semana su preocupación sobre la situación de los Derechos Humanos en Rajine.

De esta forma, instó al país asiático a que "garantice la repatriación segura, voluntaria, digna y sostenible de los refugiados rohingyas al estado donde nacieron, de conformidad con las normas y estándares internacionales".

Además, Guterres emplazó al Gobierno birmano a que siga las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre el Estado de Rajine, garantice que los actores humanitarios tengan acceso pleno y sin restricciones a las áreas de retorno y permita una solución rápida para los desplazados internos en el país.

El ministro de la Oficina del Consejero Estatal de Birmania, Kyaw Tint Swe, aseguró a finales de septiembre que las autoridades del país iban a "acelerar la repatriación" de aquellos refugiados rohingyas que sean considerados como "retornados verificados".

"Las personas desplazadas que están ahora en (campamentos de la ciudad bangladeshí de) Cox's Bazar y que fueron residentes en Rajine tienen un estatus legal diferente. Estamos dispuestos a repatriarles según el acuerdo bilateral firmado entre Birmania y Bangladesh", apuntó.

En este sentido, argumentó que "el acuerdo pide la emisión de tarjetas de identidad para los retornados" y que "los que sean elegibles para nacionalidad bajo la Ley de Ciudadanía de Birmania recibirán tarjetas de ciudadanía".

"El resto recibirá Tarjetas de Verificación Nacional, que son similares a las 'tarjetas verdes' --una tarjeta de residencia permanente--, muy solicitadas por inmigrantes en Estados Unidos", zanjó.

Los rohingyas son una minoría étnica de fe musulmana que se concentra en Rajine. Birmania les considera descendientes de inmigrantes ilegales procedentes de Bangladesh y no les reconoce como ciudadanos, privándoles con ello de derechos básicos.

La persecución que, según denuncian, sufren en Birmania les ha empujado tradicionalmente a Bangladesh, donde hay más de un millón de rohingyas. En agosto de 2017, el Gobierno birmano lanzó una campaña militar en respuesta a ataques de insurgentes rohingyas que llevó a la ONU a advertir sobre una posible "limpieza étnica".

LIBERACIONES EN RAJINE

Por otra parte, el grupo rebelde Ejército de Arakán ha anunciado este lunes la liberación de varios ciudadanos indios detenidos durante el fin de semana para ser interrogados, después de que uno de ellos falleciera.

El grupo, que recluta a budistas en Rajine para exigir una mayor autonomía en el estado, ha detallado que interceptó dos lanchas en las que viajaban estas personas para interrogarlas, antes de agregar que una murió de "cansancio" antes de llegar a la costa.

"Nuestros médicos lo intentaron todo para salvarles, pero murió en un breve espacio de tiempo", ha dicho el portavoz del Ejército de Arakán, Jine Zu Ja, quien ha expresado además sus disculpas a la familia, en declaraciones concedidas a la agencia de noticias Reuters.

El grupo ha identificado al fallecido como Vinoo Gopal, sin pronunciarse sobre a dónde fueron trasladados los ciudadanos indios, que viajaban junto a un parlamentario birmano que no ha sido puesto en libertad.

Los ciudadanos indios serían trabajadores empleados en una carretera que está siendo levantada en la zona fronteriza entre ambos países, según el portal local de noticias Narinjara, si bien no hay confirmación oficial.

El Ejército de Arakán denunció en octubre que las Fuerzas Armadas birmanas habían hundido varias embarcaciones en las que viajaban decenas de soldados y policías secuestrados por el grupo, antes de agregar que muchos murieron en el incidente.

Para leer más