Los talibán aseguran que el asesinato del hermano de su líder no afecta a las negociaciones con EEUU

Publicado 17/08/2019 15:21:55CET
Bandera de los talibán
Bandera de los talibán - REUTERS / MOHAMMAD ISMAIL - Archivo

PESHAWAR (PAKISTÁN), 17 Ago. (Reuters/EP) -

Los talibán afganos han asegurado este sábado que la muerte del hermano del líder de los talibán, Haibatulá Ajundzada, en un atentado perpetrado el viernes en una mezquita de la ciudad paquistaní de Quetta no afectará a las negociaciones de paz entre los talibán y Estados Unidos que negocian la salida de las tropas norteamericanas después de 18 años de guerra.

El líder talibán no estaba en la mezquita atacada, pero su hermano menor, Hafiz Ahmadulá, era quien dirigían las oraciones del viernes y fue una de las cuatro víctimas mortales del atentado, según han confirmado los talibán. Ningún grupo ha reivindicado este ataque con bomba perpetrado después de los avances logrados por ambas partes.

"Si alguien pensa que el martirio de nuestros líderes nos impedirá alcanzar nuestro objetivo, es que vive en el paraíso de los tontos", ha afirmado un dirigente talibán en declaraciones telefónicas bajo condición de anonimato. "Estamos cerca de nuestro objetivo", ha añadido en referencia a las negociaciones con Washington.

Tras ocho rondas de contactos, ambas partes perfilan un acuerdo que prevé la retirada estadounidense a cambio de garantías de seguridad y un compromiso de que el país no se convertirá en refugio de terroristas. Además los talibán estarían dispuestos a negociar un acuerdo de transición de gobierno con las autoridades afganas y un acuerdo de alto el fuego.

"Hemos resuelto la mayoría de las cuestiones, aunque quedan algunas pendientes", ha explicado otro portavoz talibán desde Doha, Qatar, donde los talibán cuentan con una oficina oficial. El portavoz ha indicado que se preparan ya para una ronda final de negociaciones que podría suponer el cierre de un acuerdo.

Estados Unidos cuenta con aproximadamente 14.000 militares en Afganistán en funciones de formación y asesoría de las fuerzas militares afganas. Además desarrollan operaciones contrainsurgentes, pero la guerra está en un callejón sin salida sin que ninguna de las dos partes tenga capacidad para derrotar militarmente a la otra.