Tensión en Líbano tras la muerte de un guardaespaldas de un político aliado de Hezbolá

Policías en Beirut, Líbano
REUTERS / JAMAL SAIDI
Publicado 02/12/2018 15:56:57CET

BEIRUT, 2 Dic. (Reuters/EP) -

El dirigente político prosirio libanés Wiam Wahhab ha hecho un llamamiento a la calma tras la muerte de su guardaespaldas en un tiroteo con la Policía, que pretendía interrogarle por una acusación de fomento de la discordia civil. El incidente ha provocado tensión y enfrentamientos entre seguidores de Wahhab y las fuerzas de seguridad.

Wahhab reaccionó el sábado adviertiendo de una "guerra civil", pero ya el domingo pidió calma durante el funeral del fallecido, Mohamed Abú Diyab, celebrado en Yahilia. "Estoy trabajando para calmar la atmósfera. He dicho a los chicos que está prohibido cortar carreteras, molestar a ningún ciudadano o disparar durante el funeral", ha explicado en declaraciones a la televisión Al Yadid TV.

Además, Wahhab ha acusado a las autoridades, incluido el primer ministro, Saad Hariri, de ser las responsables de esta muerte. Wahhab es druso y aliado del partido-milicia chií libanés Hezbolá, y por tanto rival del bloque político que lidera el primer ministro Hariri.

Wahhab había sido denunciado por los seguidores de Hariri tras publicarse un vídeo en la que insultaba gravemente a la familia de Hariri, incluido su padre, el ex primer ministro Rafik Hariri, aunque sin nombrarlos abiertamente.

Las fuerzas de seguridad han informado de que fueron a Al Yahilia para detener a Abú Diyab en la tarde del sábado después de que la Fiscalía aceptara la denuncia. En ese momento el fallecido fue alcanzado por una "bala perdida" disparada por simpatizantes de Wahhab sin que la Policía abriera fuego, siempre según la versión oficial. Sin embargo, el Partido Árabe Tawhid de Wahhab asegura que Abú Diyab fue alcanzado por una bala disparada por "los atacantes".

Líbano lleva seis meses inmerso en una crisis política provocada por la incapacidad de los partidos políticos para ponerse de acuerdo para la formación de Gobierno y continúa sufriendo las consecuencias de la Guerra Civil (1975-1990) que enfrenta principalmente a las facciones prooccidentales lideradas por el Movimiento Futuro de Hariri y a las fuerzas lideradas por Hezbolá.