Actualizado 16/03/2012 21:31 CET

Timor.- Ramos-Horta opta a la reelección en las primeras elecciones presidenciales desde el intento de asesinato

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Timor Oriental celebrará mañana sábado las primeras elecciones presidenciales desde el intento de asesinato contra el actual dirigente y candidato José Ramos-Horta, y de cuyo correcto desarrollo depende que las fuerzas extranjeras de paz actualmente desplegadas en el país mantengan su fecha de retirada, prevista para finales de este año.

En el caso de que ninguno de los trece candidatos que se presentan alcance el 50 por ciento mínimo requerido para conseguir la victoria directa, será necesario el regreso a las urnas en una segunda ronda, que tendrá lugar el mes que viene.

Ramos-Horta, comparece para revalidar su cargo, pero sin los apoyos que le dieron el triunfo en 2007. Junto a él compiten representantes de todo el espectro político del país para elegir a la persona que se encargará de jugar un papel clave para mantener la unidad nacional, a la espera de la formación de un nuevo ejecutivo en las legislativas que se celebrarán el próximo mes de julio.

Entre los candidatos destacan dos independientes. El primero de ellos es Rogerio Lobato, el ex ministro del Interior condenado por distribuir material de guerra a los rebeldes liderados por Alfredo Reinado durante la sublevación militar de 2006. La otra es Angelita Pires, antigua amante precisamente de Reinado, fallecido dos años después en el transcurso de una operación para asesinar a Ramos-Horta, y al primer ministro Xanana Gusmao.

Precisamente el alejamiento entre Gusmao y Ramos-Horta es un factor a tener en cuenta en estos comicios, ya que el primer ministro ha renunciado a conceder a Ramos-Horta el respaldo de su partido, el Congreso Nacional para la Reconstrucción de Timor Oriental.

La relación entre ambos dirigentes se ha deteriorado a lo largo de los años. En este sentido, Ramos-Horta ha criticado en numerosas ocasiones algunas decisiones clave del Gobierno de Gusmao, en particular las relativas a los presupuestos generales.

Junto a ellos se encuentran dos veteranos de la resistencia armada durante la invasión indonesia de 1975. Por el antiguo grupo guerrillero Falintil comparece el ex miliciano Taur Matan Ruak. Por el ala política del movimiento, el Freitlin, ahora partido de oposición, se presenta el ex general y presidente del partido, Franciso 'Lú Olo' Guterres.

Otro antiguo miembro de la resistencia que se presenta a los comicios es el actual presidente del Parlamento, Fernando 'Lasama' Araujo, antiguo líder de la llamada Resistencia Clandestina. Una victoria de cualquiera de estos tres últimos candidatos supondría la ruptura del ciclo de poder dominado por Ramos-Horta, Gusmao y el actual secretario general del Freitlin y ex primer ministro, Mari Alkatiri.

Sea quien sea el presidente, deberá decidir si prosigue o no con las últimas iniciativas de reconciliación con Indonesia. Ramos-Horta ha perdonado a las milicias timorenses proindonesias y a los golpistas de 2008, pero haciéndolo se ha granjeado la animadversión de algunos poderosos grupos de presión populares que exigen compensaciones inmediatas, según estima el profesor de Políticas de la Universidad de Swinburne, Michael Leach.

Del resultado y del desarrollo de los comicios depende igualmente que se mantenga el calendario previsto de la retirada de la misión Integrada de Naciones Unidas en Timor (la UNMIT), así como la Fuerza Internacional de Estabilización liderada por Australia.

Para el grupo de analistas International Crisis Group (ICG), las elecciones pacíficas "no solo son prerrequisito indipensable para la salida de las tropas de Naciones Unidas", sino que también "concederán al Gobierno timorense un mayor margen de maniobra para obtener un necesario consenso de cara a la aplicación de reformas que garanticen la estabilidad del país".