El tren siniestrado en Filadelfia doblaba la velocidad permitida

Publicado 14/05/2015 0:57:27CET
Descarrila un tren en Filadelfia
REUTERS

WASHINGTON, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El tren de pasajeros siniestrado la noche del martes en la ciudad de Filadelfia, en Estados Unidos, se desplazaba a 106 millas por hora (170 kilómetros por hora), una velocidad que doblaba la permitida (de 50 millas por hora), cuando descarriló en una curva, dejando un saldo de siete muertos y más de 200 heridos.

Así lo ha confirmado Robert Sumwalt, portavoz de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTBS por sus siglas en inglés) en una rueda de prensa, donde ha detallado que los frenos de emergencia se activaron cuando el tren viajaba a unos 170 kilómetros por hora (km/h).

La velocidad se redujo sólo 6 km/h antes de que el tren descarrilase. Tanto los seis vagones como la cabina se salieron de las vías cuando comenzaba a girar en una curva, tal y como informa la cadena estadounidense Univision. El tren viajaba desde Nueva York a Washington con 242 personas a bordo.

"La NTSB confirma los datos preliminares que muestran que la velocidad del tren superó las 100 millas por hora antes del descarrilamiento", ha reiterado la NTSB, que se encarga de investigar el accidente y que se ha comprometido a seguir investigando a fondo los hechos.

La velocidad del tren habría sido registrada por la caja negra, que puedo ser recuperada en el lugar del accidente. Varios medios estadounidenses --citando a funcionarios con conocimiento de las investigaciones-- ya apuntaban a que el exceso de velocidad podría ser la principal causa del accidente.

El alcalde de Filadelfia, Michael Nutter, se ha confesado "sobrecogido" por el accidente. "No habíamos sufrido nada así en tiempos modernos", lamentó en la misma rueda de prensa en la que confirmó el hallazgo de la caja negra.

Por su parte, el gobernador del estado de Pensilvania, Tom Wolf, ha prometido que las autoridades estatales harán "todo lo que puedan" para ayudar y ha ordenado que las banderas ondeen a media asta como señal de duelo. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha lamentado en un comunicado la "tragedia" y ha ofrecido sus condolencias.

Para leer más