Tres sospechosos en el asesinato de dos investigadores de la ONU en RDC se escapan de prisión

Publicado 07/05/2019 15:03:33CET

GOMA (REPÚBLICA DEMÓCRATICA DEL CONGO), 7 May. (Reuters/EP) -

Tres sospechosos en el asesinato de dos investigadores de la ONU en 2017 en República Democrática del Congo (RDC) se han escapado de prisión durante la noche, según ha anunciado este martes un abogado de la defensa en el caso.

Evariste Ilunga, Kanowa Tshiaba y Mbayi Amoxi Tshikangu están siendo juzgados acusados de participar en el asesinato del estadounidense Michael Sharp y la sueca Zaida Catalan en marzo de 2017. Ambos estaban investigando supuestas atrocidades en los enfrentamientos en la región de Kasai, en el centro del país, entre el Gobierno y la milicia Kamuina Nsapu.

Ilunga ha admitido durante el juicio que participó en los asesinatos, mientras que no está claro si Tshiaba y Tshikangu también lo han hecho. En total, más de una decena de personas han sido detenidas, incluido un coronel del Ejército y un informante de los servicios de Inteligencia locales, el ANR.

Sin embargo, estos dos últimos no han sido formalmente imputados en relación con los asesinatos, que los fiscales aseguran que fueron perpetrados por miembros de Kamuina Nsapu, y ambos han negado cualquier implicación en lo sucedido.

Trésor Kabangu, abogado de Ilunga y Tshiaba en el juicio, que comenzó en junio de 2017, ha dicho que los tres imputados se han escapado de prisión en la ciudad de Kananga durante la noche, pero no ha ofrecido más detalles.

Por el momento, ni el Gobierno, ni la oficina del fiscal ni las autoridades penintenciarias de han pronunciado. La portavoz de la Misión de la ONU en el país (MONUSCO), Florence Marchal, ha subrayado que la fuga de los sospechosos "muestra una disfunción en el sistema (...) disfunciones que corregir para que se haga justicia".

Reuters y Radio France Internationale (RFI) revelaron en diciembre de 2017 que el informante que ayudó a Catalan y Sharp a planear su viaje el día antes de que partieran trabajaba entonces en la ANR.

Naciones Unidas y los grupos de Derechos Humanos han acusado a las fuerzas gubernamentales de implicación en atrocidades en el conflicto que Sharp y Catalan estaban investigando. El Gobierno congoleño ha negado en el pasado cualquier responsabilidad por las fosas comunes que han aparecido en la región de Kasai y ha negado también que sus tropas hayan usado de forma sistemática la fuerza excesiva allí.

La madre de Catalan, Maria Morseby, ha escrito en su Twitter: "Estoy tan decepcionada y triste porque con Ilunga desaparece importante información y testimonios".

Contador