Un tribunal israelí condena a 18 años al palestino que mató a una británica en 2017 en Jerusalén

Publicado 31/12/2018 12:18:05CET

JERUSALÉN, 31 Dic. (Reuters/EP) -

Un tribunal israelí ha condenado a un palestino a 18 años de cárcel este lunes por apuñalar y matar a una británica en Jerusalén el año pasado en virtud de un acuerdo con la acusación en virtud del cual se ha declarado mentalmente enfermo.

Jamil Tamimi, de 59 años, asesinó a Hannah Bladon, una estudiante de intercambio de 21 años cuando esta se dirigía a la iglesia en la que era voluntaria, según se ha indicado durante el juicio. El agresor la atacó al azar cuando estuvo a su alcance después de que la joven ofreciera su asiento a una mujer mayor, apuñalándola al menos siete veces.

"Este no fue un incidente terrorista (...) esto fue un terrible asesinato perpetrado por una persona enferma mental", ha sostenido el fiscal, explicando por qué no se había solicitado cadena perpetua, según la transcripción del tribunal.

El abogado de Tamimi ha dicho que su cliente atacó a Bladon por su enfado por el hecho de que sus hijos insistieran en recluirle en un centro mental en lugar de permanecer con ellos. "Esto le empujó a apuñalar a una persona hasta matarla para que le abatieran a él", ha precisado.

Durante el incidente, ocurrido el 14 de abril de 2017, Tamimi fue reducido y arrestado. Decenas de palestinos que han perpetrado ataques similares, muchos de ellos en un acto político contra Israel, han sido abatidos por las fuerzas de seguridad israelíes y civiles armados.

La familia de Bladon ha considerado que la sentencia es demasiado indulgente. "Para la familia, no hay diferencia en si esto fue un ataque terrorista o solo un asesino loco", ha declarado su representante, el abogado israelí Maurice Hirsch, a Reuters.

"Están disgustados por la indulgencia de la sentencia. Esperaban que el asesino de Hannah pasaría el resto de su vida tras las rejas", ha añadido.

Según la transcripción del tribunal, Tamimi ha dicho tras la sentencia: "Lo siento. Ojalá pudiera ocupar yo su lugar. No quería asesinarla. No sé cómo ocurrió".

Contador