Trump da la enhorabuena al nuevo primer ministro de Australia tras una semana de caos político

Donald Trump
REUTERS / LEAH MILLIS
Publicado 25/08/2018 7:28:29CET

SÍDNEY, 25 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado este viernes la enhorabuena al nuevo primer ministro australiano, Scott Morrison, que ha tomado posesión del cargo tras una lucha interna por el poder en el Partido Liberal.

Morrison, hasta ahora al frente de la oficina del Tesoro, se ha impuesto en una votación al exministro del Interior Peter Dutton --por 45 votos a 40-- para hacerse con el control del partido y, por extensión, del Gobierno.

Las relaciones entre Trump y el ahora ex primer ministro australiano Malcolm Turnbull comenzaron a empeorar en febrero de 2017 cuando el mandatario estadounidense reprendió al líder australiano por un acuerdo bilateral de refugiados antes de interrumpir de golpe una conversación telefónica, según una transcripción filtrada de la llamada.

Trump describió el acuerdo de refugiados, negociado por Turnbull y el expresidente de Estados Unidos Barack Obama, como "tonto".

Sin embargo, Trump ha felicitado a Morrison a través de su cuenta en la red social Twitter. "Felicidades al nuevo primer ministro australiano, Scott Morrison. ¡No hay mejores amigos que Estados Unidos y Australia!".

En respuesta, Morrison ha recalcado en Twitter que había tenido una conversación con el magnate neoyorquino. "Tuve una gran conversación con Donald Trump esta mañana. Afirmamos la fuerza de la relación entre Estados Unidos y Australia", ha señalado.

Según un representante de la oficina del primer ministro, Morrison ha invitado a Trump a visitar Australia durante lo que ha descrito como una conversación "cálida".

El analista político de la Universidad de Sídney Rod Tiffen ha afirmado que no esperaba que la relación personal entre los líderes afectara a las relaciones estratégicas.

"No creo que haya mucha diferencia. Estados Unidos tiene toda la iniciativa en esta relación", ha aseverado a Reuters en una entrevista este sábado.

Este mismo sábado Morrison se ha puesto manos a la obra para formar un nuevo gabinete, aunque el único cambio confirmado hasta ahora es el nombramiento de su vicepresidente del Partido Liberal Josh Frydenberg, exministro de Energía, como tesorero.

Una de sus primeras tareas será tratar de sanar a un partido dividido que tiene una mayoría parlamentaria de un solo escaño. Morrison ha descartado convocar elecciones generales anticipadas, pero se enfrentará a su primera prueba electoral en una elección parcial para el escaño de Turnbull en Sídney.

La victoria de Morrison podría ser una oportunidad para frenar una década de enfrentamientos en el poder, pero las divisiones ideológicas en el partido sobre asuntos como el cambio climático, la política energética, la inmigración e incluso la globalización, siguen siendo graves.