Publicado 05/10/2018 18:19CET

El TUE examinará antes del Brexit si Reino Unido podría frenar su salida de la UE sin el permiso de los 27

BRUSELAS, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha informado este viernes de que examinará bajo el procedimiento acelerado la consulta prejudicial presentada por un tribunal escocés sobre la reversibilidad del artículo 50 del Tratado de la UE, por el que Reino Unido pasará a ser automáticamente un país tercero a finales de marzo de 2019.

El Tribunal Superior escocés (Court of Session) presentó el jueves la cuestión ante la Justicia europea, quien un día después ha aceptado examinar el caso "bajo el procedimiento acelerado", según ha informado la corte europea.

Aunque no hay un plazo determinado para que el tribunal europeo se pronuncie, el periodo medio de los procedimientos acelerados no excede los seis meses y fuentes judiciales consultadas por Europa Press consideran lógico que la opinión del TUE se conozca antes de que llegue el Brexit.

La consulta es el resultado de una petición presentada por parlamentarios escoceses que plantean la posibilidad de que Reino Unido pueda dar marcha atrás de manera unilateral y frenar su salida del bloque comunitario, algo que no contemplan las reglas de la UE.

La notificación por el Gobierno británico el 29 de marzo de 2017 de la decisión de abandonar la Unión Europea puso en marcha una cuenta atrás, a priori irreversible, de dos años para negociar las condiciones del divorcio, plazo tras el cual Reino Unido quedará automáticamente excluido del club comunitario.

El Tratado sí contempla la posibilidad de prorrogar la fecha de salida, pero ello sólo como resultado de un acuerdo unánime de los estados miembro.

En este contexto, los peticionarios que se han dirigido al Tribunal escocés plantean que debe ser tenido en cuenta un tercer escenario a las opciones sobre las que deba decidir el Parlamento británico tras las negociaciones en curso y que se sume al de un acuerdo de salida y al de una salida abrupta por falta de acuerdo.

Así, creen que el Parlamento debería poder rechazar el resultado de las negociaciones no solo porque considere que se trata de un mal acuerdo o porque no haya acuerdo, sino también porque cualquiera de estos dos escenarios "serían peor que permanecer en la UE".

El Tribunal Superior escocés se dirige por tanto a la Justicia europea para solicitarle que aclare si sería posible "revocar de manera unilateral" la activación del proceso de salida y, si es así, cuándo y de qué manera se debería hacer.

Para leer más