Turquía cuestiona la credibilidad de Arabia Saudí por su "falta de transparencia" sobre el caso Jashogi

Actualizado 08/02/2019 9:55:50 CET
Manifestante con un cartel de Yamal Jashogi
REUTERS/OSMAN ORSAL - Archivo

ANKARA, 8 (Reuters/EP)

El director de comunicaciones de la Presidencia turca, Fahrettin Altun, ha asegurado este viernes que la "falta total de transparencia" de los funcionarios saudíes en la investigación sobre el asesinato de Yamal Jashogi es profundamente preocupante y afecta a su credibilidad.

"Durante los últimos cuatro meses, las autoridades saudíes no se han mostrado receptivas en sus gestiones con sus homólogos turcos y de la comunidad internacional", ha afirmado Altun, en una declaración por escrito remitida a Reuters.

"Las autoridades saudíes deben extraditar a los asesinos de Jashogi a Turquía, donde cometieron un asesinato premeditado, como prueba de su disposición a que se haga justicia", ha subrayado.

Además, el asesor del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha indicado que los hallazgos de Turquía sobre el caso están en la misma línea que los de la investigación de la relatora especial de la ONU. También ha afirmado que Turquía se compromete a cooperar con Estados Unidos en una investigación sobre el caso.

La relatora de Naciones Unidas que encabeza las investigaciones sobre el asesinato de Jashogi, Agnes Callamard, afirmó este jueves que el periodista saudí fue "víctima de un asesinato brutal y premeditado, planificado y perpetrado por funcionarios de Arabia Saudí".

Callamard, que presentará su informe final en junio ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, resaltó que las investigaciones de su equipo son "un paso necesario, entre otros, para revelar la verdad y una rendición de cuentas formal".

El diario estadounidense 'The New York Times' ha informado este jueves de que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Samán, dijo a un asesor un año antes del asesinato de Jashogi que iba a usar "una bala" contra el periodista si no volvía al país y ponía fin a sus críticas contra el Gobierno. Según el periódico, los comentarios fueron interceptados por las agencias de Inteligencia de Estados Unidos.

Arabia Saudí se ha negado con anterioridad a conceder a Turquía la extradición de los once sospechosos del asesinato del reportero saudí crítico con el régimen y con el príncipe heredero, cinco de los cuales se enfrentan a la pena de muerte en territorio saudí.

Altun ha afirmado que las conclusiones de Turquía en la investigación del asesinato del reportero saudí van en la línea de las indagaciones de Naciones Unidas y ha recalcado que Turquía cooperará con la ONU para aclarar este caso. "El mundo está mirando. Turquía, junto con todos los países que creen en la democracia y la libertad, busca la justicia y la verdad", ha concluido.