Actualizado 10/04/2007 21:54 CET

Turquía.- Un hombre intenta sin éxito secuestrar un avión con 184 personas en Turquía para desviarlo a Irán

Las autoridades descartan el móvil político en la acción, que no ha dejado ningún herido

ESTAMBUL (TURQUIA), 10 Abr. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

Un ciudadano turco de unos 40 años secuestró hoy durante unas horas un avión con 184 personas a bordo que cubría el trayecto de Diyarkabir, una localidad del sureste del país de mayoría kurda, a Estambul, según informaron las autoridades, que de momento han descartado el móvil político en esta acción.

Los 178 pasajeros, entre los que había tres bebés, y los seis tripulantes se encuentran en buen estado de salud. El secuestrador, identificado como Mehmet Gokcin Gol, es natural de Diyarkabir, tiene antecedentes penales y habría consumido estupefacientes antes de subir al aparato.

Una vez en su interior, se dirigió a la cabina, aseguró que llevaba explosivos y exigió que el avión, un Boeing 737 propiedad de la aerolínea privada Pegasus Airlines, fuese desviado a Ankara, aunque después cambió de idea y reclamó que su destino fuera Teherán.

Los pilotos hicieron aterrizar el aparato en el aeropuerto internacional de Esenboga, en Ankara. Después de unos minutos de confusión, con el avión en la pista de aterrizaje y todos los viajeros dentro, Gokcin Gol se entregó a las fuerzas especiales de seguridad, que habían desplegado un amplio operativo en el aeropuerto.

El secuestrador ha sido trasladado al Departamento de Lucha contra el Terrorismo en Ankara y en estos momentos está siendo interrogado. Mientras, agentes turcos siguen inspeccionado el avión en busca de explosivos. Después, éste será llevado a Estambul por motivos de seguridad.

NO HAY MOTIVOS POLITICOS

Según el ministro de Transportes, Binali Yildirim, Gokcin Gol no habría tomado el avión por motivos políticos. Con ello se desecha la hipótesis de que fuese una acción de protesta ante la ofensiva que el Ejército turco ha desplegado durante los últimos días en el este del país contra los milicianos del ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Por otra parte, el secuestrador tampoco portaba ninguna bomba o arma consigo, aunque sí un teléfono móvil que simulaba serlo.

Un pasajero del Boeing 737, Firat Keles, declaró a la cadena de televisión local CNN Turk que Gokcin Gol leyó el Corán en varios momentos del vuelo y que no se produjo ninguna escena de pánico a bordo.