La ucraniana Energoatom dice que el nivel de agua en el estanque de refrigeración de Zaporiyia "es estable"

Archivo - Central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania
Archivo - Central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania - BAI XUEQI / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo
Actualizado: miércoles, 5 julio 2023 6:45

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La empresa ucraniana Energoatom ha subrayado este miércoles que el nivel de agua en el estanque de refrigeración de la central nuclear de Zaporiyia, ocupada en el sur de Ucrania y controlada por las fuerzas rusas, es "estable" y ha apuntado que la situación "está bajo control" a pesar del impacto de la destrucción en junio de la presa de Kajovka, situada en la provincia de Jersón.

"A pesar de que los ocupantes rusos socavaron la presa hidroeléctrica de Kajovka, la situación es estable y está bajo control", ha manifestado, antes de recalcar que a primera hora de este miércoles "el nivel de agua en el estanque de refrigeración de la central nuclear de Zaporiyia no ha cambiado". "En la actualidad se sitúa en los 16,56 metros", ha detallado.

En este sentido, ha apuntado que el nivel de agua en el canal que suministra agua al estanque es de 11,15 metros, al tiempo que ha hecho hincapié en que "el nivel de agua en el canal no ha caído de forma significativa en tiempos recientes". "Sus indicadores no dependen ya del embalse de Kajovka", ha explicado.

"Es necesario recordar que hay unidades de la central nuclear de Zaporiyia que no operan desde septiembre de 2022, por lo que no ha tenido lugar una evaporación de agua en el estanque de refrigeración", ha zanjado Energoatom.

El mensaje ha sido publicado un día después de que la central, la más grande de Europa, se quedara durante unas horas sin la línea principal que le conecta a la red eléctrica, lo que le ha obligado a depender de una vía de apoyo que fue reconectada hace apenas tres días, después de cuatro meses de corte por los ataques en la zona.

El director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, aseveró tras ello que "esta vez" la central ha evitado quedarse por completo sin suministro externo, pero advirtió de que el nuevo corte "demuestra la precaria situación de seguridad". La ONU ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por un posible accidente y ha reclamado la creación de una zona de seguridad.

Por otra parte, Rusia y Ucrania siguen lanzándose acusaciones sobre posibles incidentes en el futuro. Las Fuerzas Armadas de Ucrania han advertido en Telegram de la preparación "en un futuro próximo" de una "provocación" rusa en las inmediaciones de la central, mientras que Renat Karchaa, un alto responsable de la empresa rusa Rosenergoatom, ha hecho públicas sospechas sobre un posible ataque ucraniano contra la central con armas de alta precisión y drones.

Leer más acerca de: