Actualizado 10/04/2007 21:50 CET

UE.- España se situó por detrás de Francia en detenciones de presuntos terroristas islámicos en 2006, con 51

El informe de Europol cita que la Policía frustó en el último año tres intentos de atentados islamistas

BRUSELAS, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

España detuvo en 2006 a 51 personas sospechosas de estar implicadas en actividades de terrorismo islámico y se situó en el segundo lugar entre los países de la UE donde más arrestos de este tipo se practicaron, por detrás de Francia, con 139. En total, 257 sospechosos de ser terroristas islámicos fueron detenidos en nueve países de la UE durante el año pasado.

Estos datos forman parte del informe que presentó este martes la Oficina Europea de Policía (Europol) sobre la actividad terrorista en la UE. Tiene en cuenta las actividades terroristas de motivación islámica, de corte "separatista" y también la que practica la extrema derecha y la extrema izquierda.

En términos generales, afirma que "Francia, España y el Reino Unido son los Estados miembros más severamente afectados por el terrorismo, tal y como se concluye del número de ataques terroristas, sospechosos arrestados y la media de las penas".

Asegura que España y Francia son los dos países más afectados por el terrorismo "separatista" -de ETA y del Frente de Liberación Nacional de la isla de Córcega--.

TRES ATENTADOS FRUSTADOS

Por lo que respecta al terrorismo islamista, el informe recuerda que durante 2006 no se llevó a cabo con éxito ningún atentado, pero sí se frustraron tres intentos: dos maletas-bomba en un tren en la ciudad alemana de Colonia el 31 de julio; el complot para atentar contra aviones en pleno vuelo desde Reino Unido a Estados Unidos el 10 de agosto, y la detención el 5 de septiembre de nueve individuos a las afueras de la ciudad danesa de Odense a los que se imputó estar preparando un ataque terrorista.

A pesar de que los intentos abortados se dieron en Reino Unido, Dinamarca y Alemania, el informe asegura que "el grueso de las detenciones tuvo lugar en Francia, España, Italia y Países Bajos" y que "la mayoría de los arrestados eran originarios de Argelia, Marruecos y Túnez".

Agrega que la mayoría de los detenidos se consideraron sospechosos de ser miembros de organizaciones terroristas, mientras que fueron menores los casos de implicados en actividades de propagando, financiación o facilitación de actos terroristas.

Según el informe, es frecuente que los detenidos tuvieran lazos con organizaciones del norte de África, como el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate o el Grupo Combatiente Islámico Marroquí.

No obstante, señala también que en casos como los del Reino Unido o de Dinamarca los arrestados eran "terroristas de segunda generación", esto es, hijos de inmigrantes a estos países, y también nacionales "conversos".

Sus edades oscilaron entre 26 y 41 años, aunque atribuye el que el número de personas más jóvenes fue "relativamente bajo", particularmente a la "falta de datos de los arrestados" y recuerda que entre los implicados en el boicot en Reino Unido había jóvenes de 22 y 25 años.

FINANCIACIÓN Y PROPAGANDA

Otro de los delitos relacionados con el terrorismo islamista son las acciones de propaganda de estos actos y la financiación de los mismos y también de redes terroristas.

Por lo que respecta a los recursos económicos, el informe constata por una parte "las relativamente bajas cantidades" que son necesarias para cometer ataques como los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004 -que estima costaron entre 8.000 y 15.000 euros--. Por otra parte, admite que "determinar la cantidad de dinero ilegal que se utiliza para financiar el terrorismo es casi imposible".

Señala que los recursos económicos que terminan corriendo con los costes del terrorismo islamista fluyen desde la UE a países terceros y viceversa. Eurostat sospecha que estos fondos pueden tomar la forma de donaciones musulmanas -"zakat"--, que se transfieren de unos lugares a otros como dinero legal pero que terminan financiando actividades terroristas.

En cuanto al reclutamiento, el informe da cuenta de 24 detenciones por este motivo en 2006 de individuos pertenecientes al grupo Ansar al-Islam que pretenderían formar a terroristas para enviar posteriormente a Irak "para luchar contra las tropas de la coalición".

La formación se hacía mediante las actividades de propaganda que se llevaban a cabo en "escuelas, lugares de reunión espiritual como mezquitas o prisiones" por medio de "vídeos y películas", unos materiales a los que se suma Internet y de los que el informe destaca que han incrementado su calidad.

"2006 vio un incremento en la frecuencia de las declaraciones y comunicados hechos por parte de grupos islamistas, especialmente Al-Qaeda", afirma el informe. Añade que "la calidad y el estilo de los mensajes de vídeo y los ataques filmados son más profesionales y las técnicas empleadas se han ido sofisticando cada vez más".

GRAPO

El informe también analiza los episodios violentos protagonizados en la UE por grupos de extrema derecha -15 casos-- y de extrema izquierda -52 casos--, donde se inscriben las seis acciones que perpetró el Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) en Madrid y Barcelona, dos de los cuales no fueron reivindicados.

Fueron arrestados seis miembros del GRAPO, dos de ellos en París después de una investigación conjunta entre las autoridades francesas y españolas. Se les atribuye también un ataque armados contra un banco y el robo de una joyería en España.

Eurostat señala, sin embargo, que "el nivel de actividad de los grupos terroristas anarquistas en España se mantuvo bajo en 2006" y centra en Grecia el mayor números de actos de este tipo.

Por lo que respecta a la extrema derecha, el informe constata que la violencia de este signo "es un serio problema en aumento en distintos Estados miembros" que registró en 2006 15 casos en Bélgica (12) y Polonia (3) y se detuvo por este motivo a 50 personas.