Actualizado 19/06/2007 02:01

La UE levanta el bloqueo económico al que había condenado a la Autoridad Palestina

GAZA/BRUSELAS, 19 Jun. (OTR/PRESS) -

Tras 15 meses de aplicación de un embargo económico que ha servido para dejar en el esqueleto a la Administración palestina, la Unión Europea anunció ayer el fin del bloqueo económico y diplomático y el reinicio de las ayudas financieras a la Autoridad Nacional Palestina y al nuevo Gobierno de emergencia. También el presidente de Estados Unidos, George W.Bush, uno de los principales impulsores de esas sanciones, prometió ayer "ayuda y apoyo" al presidente palestino, Mahmoud Abbas, 'Abu Mazen', al que llegó a definir como "socio comprometido a lograr la paz".

El Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Javier Solana, fue el encargado de anunciar el fin del bloqueo económico y diplomático a Palestina con el que los Veintisiete pretenden reforzar a una ANP debilitada por meses sin fondos y por la fractura interna que viven los territorios ocupados tras la victoria en las urnas de Hamas en enero de 2006. "Habrá una relación directa, económicamente también, con el Gobierno", señaló el máximo responsable de la Política Exterior de la UE, que hasta el momento sólo había enviado a Palestina ayuda humanitaria.

Según Solana, es importante apoyar el nuevo Gobierno de emergencia que se ha establecido en Cisjordania y que encabeza el primer ministro Salam Fayyad. Ayer, tuvo lugar la primera reunión del gabinete de 12 ministros aprobado por 'Abu Mazen', en la que Fayyad remarcó que el principal objetivo del Ejecutivo de emergencia es mantener la seguridad en Cisjordania, así como resolver los "desacuerdos" con Hamas a través del diálogo. "Es muy importante que Fayyad sea capaz de elaborar unos presupuestos que permitan ayudar a Cisjordania y Gaza", consideró Solana.

"Haga lo que haga para ayudar debe hacerlo en los dos bandos", reiteró el Alto Representante de la UE, que sin embargo no concretó cuándo se reanudará la ayuda económica y qué cantidad de la misma conformará el primer envío. La semana pasada, la UE ya se mostró a favor del nuevo Gobierno de emergencia en el que está excluido Hamas anunciando su intención de hacerse cargo del sueldo de los funcionarios palestinos, que no cobraron en los 15 meses que ha durado el bloqueo económico.

AYUDA DE ISRAEL Y EE.UU

Por su parte, el presidente estadounidense, George W. Bush, prometió "ayuda y apoyo" a Abbas, mientras que su país se prepara para levantar las sanciones económicas y diplomáticas contra el Gobierno palestino. En una conversación telefónica de 15 minutos, Abbas explicó a Bush los pasos que ha tomado tras la toma de la Franja de Gaza por parte de Hamás, incluyendo la formación de un gabinete de emergencia y la ilegalización de las milicias de este movimiento.

El mandatario estadounidense planea reunirse hoy con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y que después transmitiría a Abbas sus opiniones sobre cómo proceder ante esta situación en Oriente Próximo, según indicó el secretario de prensa de la Casa Blanca, Tony Snow. "Lo importante es tener un socio que se comprometa a lograr la paz, y creemos que el presidente Abbas es" esa persona, señaló Snow, quien añadió que el Ejecutivo estadounidense está "comprometido a trabajar con este nuevo Gobierno de emergencia".

Por otro lado, la ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, anunció que entregará al nuevo Gobierno palestino los 850 millones de dólares de los impuestos que recauda en su nombre y que mantenía retenidos desde la llegada al poder de Hamas, según los cálculos de Bruselas, porque, a su juicio, el nuevo Ejecutivo ya cumple con los requisitos exigidos por la comunidad internacional. Livni explicó a sus homólogos de la UE cómo ve Israel la situación, señaló que Gaza es el ejemplo de la "auténtica naturaleza de Hamas" por su "manera brutal de actuar contra sus propios hermanos".

"¿Si esto es lo que hacen a sus propios hermanos, que harán a los israelíes?", dijo. No obstante, a su juicio, la creación de un nuevo Gobierno de emergencia crea "nuevas oportunidades" para "hacer una clara distinción entre los moderados y los extremistas, entre Al-Fatah y Hamas" y para "debilitar a los extremistas" y construir "una alternativa legítima con los moderados". "Es parte de nuestro objetivo que los palestinos comprendan que hay esperanza con los moderados", recalcó Livni.