La UE pide investigación del ataque a petroleros en el golfo de Omán y evita señalar a Irán

Actualizado 17/06/2019 19:01:52 CET
O.Próximo.- La UE pide investigación del ataque a petroleros en el golfo de Omán y evita señalar a Irán
REUTERS / PIROSCHKA VAN DE WOUW

BRUSELAS, 17 (EUROPA PRESS)

La Unión Europea ha reclamado "máxima contención" en el golfo de Omán después de que Estados Unidos haya acusado a Irán de estar detrás de los ataques contra dos petroleros de Noruega y Japón la semana pasada, y una mayoría de países ha respaldado la necesidad de esclarecer los hechos y apoyar una investigación independiente, en línea con la petición del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, evitando así señalar a Irán.

"Más allá de la evaluación de las responsabilidades, el llamamiento es a que haya la máxima contención y rebajar la tensión, algo que creemos está en el interés de todo el mundo", ha explicado en rueda de prensa la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, al término de la reunión de los ministros de Exteriores de los Veintiocho en Luxemburgo, donde han abordado la reciente escalada cerca el estrecho de Ormuz, por donde pasa el 40 por ciento del petróleo transportado a nivel mundial.

En la UE, sólo Reino Unido ha señalado abiertamente a Irán, cuyo ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, no ha acudido a la reunión en Luxemburgo. "Tenemos vídeos de lo que ha ocurrido, hemos visto pruebas. No creemos que nadie más haya podido hacer esto", aseguró el ministro de Exteriores británico este domingo en BBC, asegurando que "casi con seguridad" Irán estaba detrás y alertando del "gran riesgo" de conflicto militar en la región tras el incidente, a pesar de que Estados Unidos quiere "que esto acabe con negociaciones".

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha confirmado que Estados Unidos ha "compartido su información" del incidente pero el Gobierno alemán "continúa recabando información" por su parte y ha pedido "un mensaje muy claro de la UE" para pedir a "todo el mundo" que contribuya a rebajar la tensión y favorecer "la diplomacia primero". "No queremos una guerra", ha avisado.

"No he dicho que comparta esta evaluación", ha aclarado, al ser preguntado si Berlín comparte la tesis de Estados Unidos de que Irán está detrás de los ataques. "En una situación así, necesitamos ser muy meticulosos y nos estamos tomando el tiempo necesario", ha argumentado.

El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha asegurado que "no hay pruebas categóricas" que demuestren quién está detrás de los ataques y ha pedido tener "mucho cuidado con los que tienen absoluta certeza", tras ironizar con que Reino Unido también tenía "absoluta certeza" de que en Irak había armas de destrucción masiva.

El ministro de Exteriores estonio, Urmas Reinsalu, ha pedido tomarse "muy en serio las declaraciones que ha hecho Estados Unidos", tras condenar los ataques "cobardes" que "desestabilizan a toda la región", mientras que su homólogo letón, Edgars Rinkevics, ha reclamado "una discusión muy amplia sobre sanciones" porque, en su opinión, hará falta "una reacción muy fuerte" si "realmente se demuestra que Irán ha estado detrás". "Esto todavía es una cuestión abierta (...) Lo que realmente necesitamos es establecer los hechos", ha reconocido.

"No podemos decir que este o el otro es el responsable sin saberlo", ha insistido el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, que ha dejado claro que "hace falta una investigación" para restablecer responsabilidades, en línea con la petición de la ONU, y ha pedido "acordarse de 2002" y "hacer todo para impedir" un nueva guerra en la región, aludiendo así el conflicto en Irak. "¿Alguien razonable puede pensar que con armas el conflicto entre Arabia Saudí e Irán se resolverá? Sería una catástrofe para la región", ha avisado.

El ministro de Exteriores finlandés, Pekka Haavisto, ha considerado "muy preocupante" lo ocurrido en el golfo de Omán pero ha insistido en que "primero" hay que "investigar adecuadamente este incidente", mientras que el ministro de Exteriores checo, Tomas Petricek, también ha insistido en la necesidad de "esperar a una investigación transparente de los incidentes".

Por su parte, el ministro eslovaco, Miroslav Lajcak, ha reclamado "establecer la verdad y los hechos" antes de sacar conclusiones y no mezclar "todos los problemas" sobre Irán. "Tenemos que ser responsables, respetar nuestras obligaciones internacionales", ha defendido, tras alertar del "peligro de una escalada".

Su homólogo italiano, Enzo Moavero, ha confiado en que "la guerra no esté cerca". "Creemos que hay espacio para encontrar la paz y la estabilidad" en una región "crucial para todo el mundo", ha dicho.

El ministro de Exteriores holandés, Stef Blok, ha asegurado que "cualquier ataque a un barco mercante es inaceptable" y ha mostrado interés en "cualquier clarificación que se pueda ofrecer", tras reconocer que Países Bajos no tiene "información propia de quién está detrás de los ataques", al tiempo que ha pedido disociar el acuerdo nuclear iraní en todo caso. "Mientras Irán siga cumpliendo estos criterios (nucleares), tenemos que mantener este acuerdo", ha defendido.

"RIESGO DE MAL CÁLCULO"

Mogherini ha recordado que la UE no dispone de Inteligencia propia sino que depende de la información que comparten los países y ha insistido en que "todos" los países han pedido centrar los esfuerzos en "evitar una escalada y ayudar a rebajar la tensión". "Hay una fuerte preocupación por el riesgo de un mal cálculo o escaladas no intencionadas que pueden ocurrir en una región que ya está al límite", ha avisado. "No nos gustaría ver una escalada militar en la región. Creemos que esto sería extremadamente peligroso", ha remachado.

Respecto al anuncio de las autoridades iraníes de este lunes de que superarán este mes el nivel de 300 kilogramos de uranio enriquecido que contempla el acuerdo nuclear y de que podría aumentar su pureza más allá del 3,67 por ciento acordado, Mogherini ha insistido en que, más allá de los anuncios, "Irán todavía cumple" sus compromisos en virtud de dicho pacto, según la Organización Internacional de la Energía Atómica, y que sólo si esta confirmara lo contrario los gobiernos europeos evaluarían su apoyo al acuerdo nuclear.

"Esperamos que Irán continúe cumpliendo sus compromisos plenamente", ha zanjado y, aunque ha admitido "la creciente dificultad" para mantener vivo el acuerdo nuclear en el último año, ha rechazado "entrar en un juego de culpas", preguntada si cree que Estados Unidos tiene más culpa que Irán por la situación actual.

Mogherini se reunirá este martes en Washington con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y con Jared Kushner, yerno y asesor para Oriente Próximo del presidente estadounidense, Donald Trump.