Publicado 21/05/2015 19:03CET

UNICEF comienza a asistir a los refugiados burundeses afectados por cólera

Refugiados burndeses en Kigoma, Tanzania
THOMAS MUKOYA / REUTERS

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Tras el estallido de un devastador brote de cólera en un campamento de refugiados burundeses en el noroeste de Tanzania, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha anunciado que ha puesto en marcha una operación para evitar la propagación de la epidemia.

Los disturbios actuales en Burundi han obligado a más de 110.000 personas a huir a los países vecinos. La mayoría son mujeres y niños, y gran parte de ellos han llegado a Tanzania, donde un brote de cólera se ha cobrado ya 33 vidas.

"Los niños constituyen más de la mitad de la población desplazada y son particularmente vulnerables al cólera", ha denunciado la directora regional de UNICEF para África oriental y meridional, Leila Gharagozloo Pakkala. "La rápida y coordinada acción de los dos condados ha permitido el envío de productos básicos vitales para detener la propagación de la epidemia", ha agregado.

La agencia de la ONU ha informado de que ha enviado suministros para el tratamiento del cólera, además de suministros relacionados con agua, saneamiento, salud y nutrición, transportados desde Burundi y Tanzania hasta la zona afectada.

El pueblo de Kagunga ha registrado el mayor número de llegadas, con alrededor de 50.000 personas acampadas en sus tierras, en una zona remota y de difícil acceso de Tanzania.

El hacinamiento y la falta de saneamiento se han traducido en un aumento de los casos confirmados o sospechosos de cólera entre los refugiados, por lo que UNICEF ha advertido de que sin un centro de tratamiento de cólera en Kagunga, las tasas de mortalidad pueden llegar a ser extremadamente altas.

Para leer más