6 de junio de 2020
 
Publicado 19/05/2020 18:19:13 +02:00CET

Varios ministros de El Salvador ponen su sueldo a disposición de Bukele para combatir el coronavirus

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele - CONSEJO DE MINISTROS DE EL SALVADOR - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Varios ministros del Gobierno de El Salvador han expresado su disposición a que, en caso de ser necesario, su sueldo se destine a la lucha contra el coronavirus, respondiendo así a un llamamiento hecho por el presidente, Nayib Bukele.

Bukele deslizó en su comparecencia del lunes que podría dejar de pagar el sueldo a todo empleado público que no esté involucrado directamente en la lucha contra el coronavirus para suplir la falta de fondos por la negativa de la Asamblea Legislativa, de mayoría opositora, a financiar el plan del Gobierno contra la pandemia.

En las horas siguientes se han sucedido los mensajes en redes sociales de miembros del Ejecutivo que "de manera espontánea" se han mostrado dispuestos a renunciar a su sueldo para frenar la pandemia, de acuerdo con un comunicado de la Presidencia salvadoreña.

"Mi salario de secretario privado de la Presidencia queda a disponibilidad del pueblo salvadoreño", ha dicho Ernesto Castro en Twitter. En la misma línea se han manifestado el secretario jurídico, Conan Castro; y los ministros de Gobernación, Mario Durán; Educación, Carla Hananía; y Obras Públicas, Romeo Rodríguez.

"Si los diputados continúan con ese viejo manual de boicot, nosotros respondemos con el compromiso para El Salvador", dijo, por su parte, el secretario de prensa, Ernesto Sanabria, el mismo lunes por la noche cediendo igualmente su salario.

Bukele dictó el pasado fin de semana una prórroga de un mes del estado de emergencia nacional, saltándose el filtro de la Asamblea Legislativa, razón por la cual la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia ha suspendido el decreto presidencial.

Para superar este nuevo 'impasse', el mandatario salvadoreño ha propuesto una última "cuarentena estricta" de 15 días, como paso previo a la "reapertura económica", que comenzaría el 6 de junio.

La propuesta debe recibir la luz verde de la Asamblea Legislativa, dominada por la oposición conservadora de ARENA y la izquierdista del FMLN, que ya puso trabas a la declaración de la emergencia nacional.

Tanto la oposición como la Fiscalía, así como la Procuraduría de Derechos Humanos y numerosas ONG, han acusado a Bukele de abusar de su poder para hacer cumplir unas medidas que, si bien se han adoptado en muchos países, creen que en El Salvador se han aplicado violando los Derechos Humanos.

El Salvador, con 1.498 casos confirmados, entre ellos 30 muertos, es uno de los países menos afectados de América Latina y del mundo por la pandemia de COVID-19.

Contador

Para leer más