27 de febrero de 2020
 
Actualizado 30/08/2018 17:58:40 CET

El WFP lanza un operativo de emergencia para distribuir comida entre los afectados por el ébola en RDC

Campaña de vacunación contra el ébola
REUTERS / OLIVIA ACLAND

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (WFP), en colaboración con Caritas, ha puesto en marcha un operativo de emergencia para distribuir comida entre los enfermos y otras personas directamente afectadas por el brote de ébola que se declaró el pasado 1 de agosto en la provincia de Kivu Norte, en República Democrática del Congo (RDC).

El WFP ha comenzado a dar comida a los pacientes hospitalizados y a sus cuidadores en las ciudades de Mangina y Beni, así como en las comunidades de las zonas afectadas por el virus para evitar movimientos de personas que podrían contribuir a propagar la enfermedad.

Unas 4.000 personas reciben un suministro de cereales, frijoles, aceite y sal para un mes. En el caso de los pacientes más graves, el WFP envía por vía aérea desde Dubai a Goma galletas de alto valor energético que suelen utilizarse en situaciones de emergencia porque son ligeras, fáciles de transportar y no necesitan cocina.

Además, la agencia de la ONU colabora con el Ministerio de Sanidad y la Organización Mundial de la Salud (OMS) a nivel logístico. Así, ha desplegado seis almacenes móviles en Beni y ha aportado siete camiones para llevar medicamentos, alimentos, automóviles, motocicletas, termómetros, refrigeradores, tiendas de campaña, kits solares y colchones.

Asimismo, el Servicio Aéreo Humanitario de Naciones Unidas (UNHAS), gestionado por el WFP, opera vuelos diarios entre Goma y Beni, transportando personal y carga humanitarios, incluyendo equipo médico y de protección, así como unidades de telecomunicaciones.

Antes del actual brote de ébola, el WFP ya asistía a cientos de miles de personas desplazadas por el conflicto armado en Kivu Norte. Por ejemplo, en Beni, 12.000 personas desplazadas han recibido raciones mensuales de alimentos desde el pasado mes de julio.

El director del WFP en RDC, Claude Jibidar, ha advertido de que este brote, el décimo que sufre el país en su historia, "su pone un riesgo de emergencia sanitaria regional que afecta a tres países --RDC, Ruanda y Uganda--" porque "ha estallado en una zona de conflicto armado activo y de desplazamiento de población".

"Con la asistencia alimentaria, la logística y el apoyo aéreo ya firmemente desplegados, el WFP se compromete a hacer aún más, salvar más vidas y evitar la propagación de la epidemia", ha dicho Jibidar.