Las YPG y el OSDH acusan a Estado Islámico de utilizar gas tóxico en Siria

Publicado 18/07/2015 9:56:35CET

BEIRUT, 18 Jul. (Reuters/EP) -

Las Unidades de Protección Popular (YPG), principal formación armada kurda siria, y el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) han acusado a Estado Islámico de utilizar gas tóxico durante los ataques perpetrados a finales de junio en el norte del país, así como en Irak.

La milicia kurda ha afirmado que el EI empleó gas tóxico en los ataques del 28 y 29 de junio contra las zonas bajo su dominio en la provincia de Hasaka, en el noreste. El portavoz de las YPG, Redur Xeluk, ha indicado que por el momento no han conseguido determinar el tipo de gas químico utilizado.

Xeluk ha afirmado que ninguno de los milicianos kurdos ha muerto como consecuencia de este ataque ya que los heridos fueron llevados rápidamente al hospital.

Por su parte, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), organización con sede en Londres pero con una extensa red de activistas sobre el terreno, ha informado de que ha documentado el uso de este tipo de gas en los ataques de EI en Siria del 28 de junio.

"Los soldados expuestos al gas padecieron ardor en la garganta, ojos y nariz, junto a graves dolores de cabeza y pérdida de concentración y de movilidad", según la denuncia. "La prolongada exposición a los químicos también les hizo vomitar".

Las YPG están investigando estos sucesos con ayuda de expertos internacionales de las organizaciones británicas Conflict Armament Research y Sahan.

IRAK

Por otro lado, estas organizaciones han declarado que estos tres ataques --los dos del noreste de Siria y uno en Irak-- "son el primer uso documentado de agentes químicos contra fuerzas kurdas y objetivos civiles".

Concretamente, Estado Islámico disparó en Irak un proyectil que contenía un agente químico "contra los peshmerga que se encontraban en un puesto de control de la presa de Mosul". "Los efectos de esta sustancia coinciden con los que provoca un agente químico basado en el cloro", según la nota.

Para leer más