Zardari afirma que no tolerará más incursiones y violaciones de la soberanía paquistaní

Reuters
Actualizado 20/09/2008 15:39:06 CET

ISLAMABAD, 20 Sep. (Reuters/EP) -

El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, afirmó hoy que su país no tolerará ninguna violación de su soberanía y se comprometió a eliminar el terrorismo. Sin embargo, Zardari no mencionó expresamente los últimos bombardeos e incursiones militares estadounidenses desde Afganistán.

"No toleraremos la violación de nuestra soberanía e integridad territorial por parte de ninguna potencia en nombre de la lucha contra el terrorismo", afirmó Zardari durante su primera comparecencia ante la asamblea de diputados estatales y provinciales.

El recientemente elegido presidente paquistaní se comprometió además a impedir que los grupos de milicianos utilicen su territorio para perpetrar ataques en otros países. "Pido al Gobierno que sea firme en su determinación de no permitir la utilización de nuestro suelo para llevar a cabo actividades terroristas contra ningún país extranjero", agregó Zardari.

Los milicianos de Al Qaeda y talibán operan en el noroeste de Pakistán, cerca de la frontera de Afganistán, pero también hay grupos armados con base en suelo paquistaní que combaten contra el dominio indio de la parte de Cachemira controlada por Nueva Delhi. Sin embargo, hasta ahora Islamabad asegura que sólo presta apoyo político a la que considera una lucha legítima por la liberación de la región.

"Debemos erradicar el terrorismo y el extremismo dondequiera y cuandoquiera que levanten sus horribles cabezas", apostilló Zardari al tiempo que ensalzó la estrategia de hacer la paz con aquellos que renuncien a la violencia.

RETO ECONÓMICO

Sin embargo, Zardari afirmó que el reto más importante al que se enfrenta el Gobierno es la economía. La tarea más urgente será la de la seguridad alimentaria de un país agobiado por la inflación, dijo, aunque advirtió que eso no será suficiente.

Zardari indicó que cree que está ante un nuevo comienzo para la economía del país "marcado por un programa para restablecer la confianza de los inversores, reactivar la inversión extranjera, incrementar gradualmente las reservas, reequilibrar la balanza comercial y, por encima de todo, restablecer un crecimiento sostenible".

El presidente paquistaní afirmó además que las relaciones con India se han mejorado gracias al comercio y abogó por resolver de forma pacífica las cuestiones conflictivas, incluida la de Cachemira.

Por último, elogió el papel del Parlamento y aseguró que siempre buscará su guía. Además pidió la creación de un comité para "revisar" los poderes constitucionales de la Presidencia que introdujo su antecesor, Pervez Musharraf. El gobernante militar se atribuyó incluso la competencia de disolver el Parlamento.