Zimbabue da dos días a los médicos despedidos por hacer huelga para volver a sus puestos sin represalias

Publicado 28/11/2019 23:23:27CET
El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa
El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa - REUTERS / PHILIMON BULAWAYO - Archivo

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha dado este jueves un plazo de 48 horas a los médicos despedidos por participar en una huelga en el sistema sanitario para volver a sus puestos sin temer represalias.

Las autoridades han despedido a un total de 448 doctores por participar en las protestas para reclamar mejoras salariales y laborales, en medio de la grave crisis económica que sufre el país africano.

Mnangagwa ha anunciado su decisión tras una reunión con obispos católicos y ha indicado que el asunto de la huelga ha sido abordada durante el encuentro, según ha informado el diario local 'The Herald'.

"La contribución de los obispos que han venido a reunirse con nosotros ha sido muy fructífera. Nos han pedido una moratoria de dos días en el asunto de los doctores (despedidos)", ha dicho, antes de recalcar que se ha mostrado de acuerdo.

La huelga de médicos ha paralizado los hospitales estatales, utilizados por la mayoría de la población de escasos recursos de Zimbabue. Incluso antes de la huelga, los hospitales ya habían estado luchando contra la escasez de medicamentos y otros productos básicos.

Los médicos especialistas, que habían estado brindando servicios de emergencia después de que sus colegas dejaran de trabajar el 3 de septiembre, anunciaron el martes que se sumaban a las protestas para apoyar a los despedidos.

Las jornadas de movilizaciones y protestas en el sector sanitario están a punto de cumplir tres meses y pese a que el ministro de Sanidad, Obadiah Moyo, ha anunciado que próximamente el Gobierno sacará más plazas para cubrir los despidos, lo cierto es que muchos médicos han optado por salir del país ante las pobres perspectivas que existen en Zimbabue.

La situación de desconfianza es tal, que el propio vicepresidente de Zimbabue, Constantino Chiwenga, regresó el pasado sábado al país después de pasar cuatro meses en China recibiendo tratamiento médico.

La economía del país del sur de África está viviendo su peor crisis en la última década, con una inflación de tres dígitos, cortes de energía y escasez de dólares estadounidenses, que recuerda a la hiperinflación de 2008 que sufrió el país con el fallecido presidente Robert Mugabe.

Mnangagwa está haciendo frente a las críticas que le reprochan no haber cumplido con sus promesas de revivir la economía impulsando reformas y atrayendo inversión extranjera, que ayudase a reconstruir las precarias y colapsadas infraestructuras locales.

Contador

Para leer más