Zimbabue niega la muerte de civiles a manos de militares durante las protestas en Harare tras las elecciones

Militares zimbabuenses en Harare
REUTERS / SIPHIWE SIBEKO - Archivo
Publicado 13/11/2018 21:44:34CET

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Zimbabue ha negado este martes la muerte de civiles a manos de militares durante las protestas que se registraron en agosto en la capital, Harare, tras las elecciones de julio, que se saldaron con la muerte de seis personas.

El comandante de las Fuerzas de Defensa de Zimbabue, Phillip Valerio Sibanda, ha recalcado en declaraciones ante una comisión investigadora que las tropas tenían "instrucciones claras" de no abrir fuego durante las protestas.

"Lo primero es que, como soldados, actuamos según órdenes y las órdenes dadas ese día fueron claras: no se abre fuego contra los responsables de actos vandálicos", ha dicho, según ha informado el diario local 'The Herald'.

"Si hay alguien que tenga pruebas al efecto de que cualquiera de los muertos o heridos fueron tiroteados por soldados, pueden presentarlas", ha señalado, antes de recalcar que "no cree que ninguno de los soldados abrieran fuego".

En este sentido, Sibanda ha manifestado que los militares "dispararon al aire", pero ha reiterado que "no cree que ninguno hubiera disparado directamente contra civiles".

"Habríamos sido muy estúpidos si hubiéramos dado orden a las tropas para que abrieran fuego contra civiles con toda esa gente (observadores electorales y periodistas) en el país (con motivo de los comicios)", ha resaltado.

Asimismo, ha argumentado que, en caso de que los militares hubieran abierto fuego, "habría habido más muertos". "Cuando uno evalúa una situación, analiza cómo se puede gestionar mejor en el periodo más breve de tiempo y, en este caso, con la mínima fuerza, daños y pérdida de vidas", ha zanjado.

Un total de seis personas murieron tiroteadas y más de una decena resultaron heridas durante las protestas, que tuvieron lugar a raíz de las disputadas elecciones parlamentarias y presidenciales en el país africano.

Los seguidores del candidato opositor a la Presidencia, Nelson Chamisa, se enfrentaron a las fuerzas de seguridad tras denunciar que las autoridades habían dado la victoria de forma injusta al gubernamental ZANU-PF y a su líder, Emmerson Mnangagwa.

El Ejecutivo ha sostenido desde entonces que no había orden de abrir fuego contra los participantes en protestas y ha argumentado que las víctimas podrían haber sido tiroteadas por opositores, si bien varios vídeos circulados en redes sociales muestran a soldados efectuando disparos.