Publicado 14/07/2021 13:56CET

Clavijo afirma que los tribunales "no" están para autorizar medidas COVID y que tienen que ser responsabilidad política

Archivo - El secretario general nacional de Coalición Canaria-PNC, Fernando Clavijo
Archivo - El secretario general nacional de Coalición Canaria-PNC, Fernando Clavijo - COALICIÓN CANARIA - Archivo

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general nacional de Coalición Canaria-PNC, Fernando Clavijo, ha declarado que los tribunales superiores de justicia "no" están para autorizar las medidas sanitarias, afirmando que tienen que ser los responsables de las instituciones los que tomen ese tipo de decisiones, a lo que agregó que él hubiera habilitado un marco jurídico que brindara "seguridad y certidumbre".

Asimismo, ha demostrado su preocupación porque se deposite 'en manos' de la justicia decisiones como las relacionadas con las medidas de la pandemia por "no tener ni la valentía política ni desde luego haber mantenido el decreto del estado de alarma", así como por "los mensajes confusos" del Gobierno central en tanto a las medidas sanitarias, matizando que el verano turístico está "prácticamente perdido", siendo "un gran palo" porque "habían muchas expectativas".

En relación a esto, ha destacado que el Gobierno pretendía tener al 70 por ciento de la población vacunada en estas fechas y tener una ocupación de los hoteles del 60 por ciento, sin embargo ha indicado que a mediados de julio "no se alcanza el 50 por ciento ni de lejos" y los hoteles "siguen sin abrir", por lo que ha pedido a los responsables políticos responsabilidad y prudencia en los mensajes que se lancen a la ciudadanía.

Además, el senador ha defendido a la ciudadanía canaria por su responsabilidad, aseverando que "es difícil" ver a gente sin mascarilla por la calle, por lo que ha considerado que "lo que está fallando son las instituciones".

El expresidente del Gobierno de Canarias ha analizado también la propuesta de recuperación económica que plantea el Ejecutivo regional para la próxima primavera, avisando de que "el tejido no está resistiendo" y que es "difícil" aventurar una recuperación con una fecha determinada, asumiendo a su vez la dificultad de hacer predicciones por la incertidumbre del futuro.

Por último, diferenció esta crisis con la del 2008, definiendo esta como "una crisis de oferta y demanda por una pandemia sanitaria y no financiera", marcando diferencias tanto en su origen como en sus consecuencias. "Otra cosa es que se pueda convertir en una crisis financiera si esto se alarga también pero todavía no", apuntilló.

Contador