Publicado 18/04/2020 14:02CET

Las empresas canarias del metal presentan un decálogo de medidas urgentes para evitar el colapso del sector

Reunión de la Confederación Regional de Empresas del Metal de Canarias (CREM)
Reunión de la Confederación Regional de Empresas del Metal de Canarias (CREM) - FEMETE

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Regional de Empresas del Metal de Canarias (CREM) ha lanzado un "SOS" a las administraciones públicas y ha alertado de la urgencia de aplicar diez medidas que permitan la supervivencia y la reconstrucción económica y social de las islas, especialmente de las micropymes, que suman unas 127.000 y suponen el 95% del empresariado en el archipiélago.

"Sin ellas, sin sus miles de profesionales autónomos, Canarias no llega a ningún lado. El escenario que vivimos es excepcional y, por tanto, las medidas deben de ser excepcionales", ha advertido la Confederación en un comunicado.

La CREM ha señalado que para ayudar a paliar los problemas sanitarios que la sociedad canaria está sufriendo, sus cerca de 3.000 empresas asociadas y sus casi 20.000 trabajadores "se están volcando desde el primer minuto para que se apliquen todos los procedimientos de prevención de riesgos laborales, con el fin de que se cumpla la normativa establecida por las autoridades y ofrecer servicios esenciales, servir a la ciudadanía y mantener la economía activa".

Recuerda que entre sus 25 asociaciones profesionales agrupa sectores tan importantes como la automoción, instalaciones eléctricas, tecnologías de la información y telecomunicaciones, aire acondicionado, fontanería y gas, reparaciones navales, construcciones metálicas, energías renovables, entre otros.

Para la CREM, "es de justicia que las administraciones y la sociedad pongan en valor al empresariado industrial que crea y mantiene puestos de trabajo de calidad, cualificados, estables y bien remunerados; todo ello arriesgando su patrimonio y su dinero, entregando su esfuerzo, su tiempo, sus conocimientos y su talento para generar riqueza y empleo, para convertirse en piezas fundamentales del desarrollo económico y social, del estado del bienestar del que toda la ciudadanía se beneficia".

Por tanto, califican de clave que la industria del metal y su empresariado "se mantenga con vida para actuar de locomotora y así contribuir de forma decisiva en el renacer y resurgir económico y social de Canarias".

En su comunicado, la CREM insiste en que el Gobierno "debe poner su lupa en la micropyme industrial y cuidarla al máximo como principal generadora de empleo, sin perjuicio de cuidar al resto del tejido productivo independientemente de su tamaño, porque todas las empresas son importantes".

De hecho, la Confederación destaca que la actividad industrial es la que menos despidos provoca, ofreciendo una estabilidad laboral muy alta porque su nivel de especialización también es muy alto. Por todo ello, considera que el Gobierno "no puede ni debe dejar en el olvido a la micropyme ni al profesional autónomo, porque disponen de menor colchón económico, y de esa manera no estará olvidando a miles de trabajadores que dependen de ella".

La CREM avisa de que después de la crisis sanitaria "sufriremos otra económica y social, con una fuerte recesión, escasa actividad industrial, altísimos porcentajes de desempleo y, como consecuencia, se multiplicará el intrusismo, la siniestralidad laboral y los gravísimos daños que siempre ocasiona la economía sumergida".

Según los datos recopilados en una reciente encuesta, en torno al 30% de las empresas canarias del metal y nuevas tecnologías permanecen cerradas al público, mientras que un 34% están abiertas con restricciones, otro 30% para servicios de urgencias y solo el 6% abren sin ningún tipo de restricción. Estas últimas en su mayoría vinculadas a talleres de mecánica de automóviles, instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones, así como mantenimiento y reparación de maquinaria industrial.

Además, el 50% de las empresas del metal consultadas asegura que su actividad ha caído por completo, así como que un 35% ha presentado un ERTE (el 75% por fuerza mayor) y otro 7% se plantea hacerlo en los próximos días. Estas estimaciones representan que se podría perder unos 10.000 empleos.

Otros datos consultados por la CREM revelan que la facturación en el sector industrial se reducirá un promedio en torno al 40% respecto a 2019, con una caída estimada de 1.500 millones de euros en la cifra de ventas, aproximadamente; números que crecen a medida que se prolonga el estado de alarma".

DECÁLOGO DE MEDIDAS

Para evitar el colapso y contribuir al renacer económico y social de Canarias, la CREM considera improrrogable que se activen diez medidas con urgencia, la primera, que las líneas de avales y de financiación realmente sean en las mejores condiciones posibles, llevando a cabo un seguimiento sobre cómo se están implementando.

También plantean que se pongan en marcha más líneas de préstamos y créditos blandos para financiar inversiones, generar liquidez y refinanciar impagos; que se mantengan las obras públicas en marcha y reactiven otras nuevas, como los trabajos vinculados con la construcción, reformas, rehabilitación o mantenimiento de viviendas, instalaciones e infraestructuras, y que se aceleren las licencias de obras por parte de las administraciones competentes porque generan actividad económica.

Otras medidas pasan por que se liquiden los pagos pendientes y obligatorios a proveedores, garantizando el cumplimiento de la Ley contra la morosidad;
que se mantenga la cadena de pagos entre administraciones, empresas y proveedores, para que el mercado no pierda liquidez, y que aumenten las líneas de ayuda y subvención a la inversión actuales y crear nuevas para favorecer el proceso de modernización, digitalización y diversificación de las industrias.

Igualmente, la CREM propone que los fondos de formación se dediquen a personas trabajadoras y desempleadas, y que se devuelva de forma inmediata la cuota de los autónomos del mes de marzo (sin cobrar recargos) y se suspendan las de abril y mayo, así como la suspensión de todos los trámites impositivos y obligaciones tributarias del primer trimestre, aplazando su presentación a julio.

Por último, plantean que se apoye y promocione con campañas específicas directas a las cerca de 127.000 microempresas de Canarias a través de YoSoyLegal.es, una plataforma que genera valor para toda la ciudadanía por su utilidad como buscador de empresas y profesionales, geolocalizar negocios, solicitar y comparar presupuestos sin compromiso y, al mismo tiempo, reforzar la lucha contra la economía sumergida, el fraude y la inseguridad.

Sobre YoSoyLegal.es, la CREM llama la atención que los datos registrados confirman que es una herramienta que sirve a la ciudadanía, ya que se han contabilizado unas 3.500 visitas y 250 peticiones de presupuestos desde que el pasado mes se declarase el estado de alarma por la pandemia del coronavirus.

"Estos números confirman la utilidad de YoSoyLegal.es, una manera positiva de combatir la economía sumergida promocionando a quienes cumplen con la legalidad, pagan sus impuestos, defienden el medio ambiente, ofreciendo calidad, garantía y seguridad. Además, esta plataforma va a multiplicar su valor con la puesta en marcha de una novedosa tarjeta digital de fidelización que ofrecerá múltiples ventajas, descuentos y promociones exclusivas a profesionales y clientes", finaliza la CREM.