Investigan a una persona por estafar a una turista en la compra de una tablet en Mogán (Gran Canaria)

Publicado 14/08/2018 16:49:09CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil del Puesto Principal de Puerto Rico-Mogán, en el sur de Gran Canaria, ha imputado en calidad de investigado el día 10 de agosto de 2018 a una persona que responde a las iniciales de D.C.K, de 36 años de edad, por estafar a una turista holandesa en la venta de una tablet. En estos hechos relacionan, además, a otras tres persona, un trabajador y dos de los propietarios de las empresas de los comercios relacionados con los delitos.

La imputación de D.C.K. se hace después de que a principios del mes de junio una turista holandesa contactara con la Guardia Civil a través de correo electrónico --porque se encontraba de regreso en su país de origen-- e informaba de que había sido víctima, por parte de un comercio de electrónica, mediante el ya conocido sistema del 'Timo de la Tablet' de una estafa de unos 2.000 euros.

Esta estafa, indicó, se produjo cuando la víctima accedió a un comercio tipo bazar en Puerto de Mogán, donde adquirió una tablet y varios complementos como una funda con teclado y una tarjeta de memoria por un importe total de 50 euros en efectivo, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.

Posteriormente, tras formalizar la venta, los vendedores ofrecieron a la víctima suscribirse a un servicio especial con el que tendría acceso a Internet, llamadas gratuitas, videollamadas y más de 200 canales de televisión gratuitos, por un importe mensual de 12 euros, si bien el pago inicial debía efectuarse obligatoriamente con tarjeta de crédito.

Así, tras efectuar el pago, los vendedores le indicaron a la víctima que tenía que apagar su teléfono móvil, al menos, durante 12 horas para permitir la instalación de ese sistema, todo ello para eludir la comprobación de los cargos mediante acceso a Internet.

Sin embargo, días más tarde, en concreto el mismo día que la víctima regresaba a su país de origen, se percató de que le habían efectuado tres cargos no autorizados en su tarjeta por un importe total de 1.979 euros, desde comercios donde no había efectuado la compra y ni siquiera había estado, personándose en el establecimiento antes de su marcha al aeropuerto de Gran Canaria para presentar una queja y solicitar la devolución del dinero pero a lo que los vendedores hicieron caso omiso.

Además la víctima indicó a la Guardia Civil que a su llegada a su país de origen, Holanda, había visto un programa tipo reportaje donde con una cámara oculta se reflejaban "las estafas cometidas en determinados establecimientos de la localidad de Playa de Mogán".

Ante estos datos, los agentes iniciaron la investigación que estuvo centrada en identificar al titular de los TPV utilizados, así como la titularidad de las empresas propietarias de los comercios. En este sentido, admiten que la localización del medio de pago fue "extremadamente complicada", ya que no existían registros del uso de la tarjeta de la denunciante en las empresas que regulan los sistemas de pago telemáticos.

De todos modos, tras intensas gestiones, se pudo identificar a la empresa a través de los que se realizaron dos de los cargos con tarjeta, siendo esta una entidad bancaria con sede en Inglaterra, que es socia de una cuenta bancaria online a cada terminal TPV para poder disponer del dinero de las operaciones con tarjeta, si bien todo ello se realiza en el extranjero.

Finalmente, esta entidad bancaria identificó como titular de los TPV a dos personas, que trabajan como simples dependientes en comercios vinculados a dos empresas, teniendo relación directa con los comercios vinculados a las estafas. Así, con toda la información obtenida, se procedió el 10 de agosto de 2018 a imputar en calidad de investigado a uno de los titulares de los TPV utilizados, no descartándose otras imputaciones o detenciones del resto de los implicados.