La Oficina del Consumidor de Las Palmas de Gran Canaria recomienda a los padres un consumo responsable para el colegio

Publicado 15/08/2019 10:02:08CET
Vuelta al cole
Vuelta al cole - ISTOCK - Archivo

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de Las Palmas de Gran Canaria ha impulsado una campaña informativa con consejos y recomendaciones de consumo responsable y sostenible dirigida a las familias ante la vuelta al colegio para el curso escolar 2019-2020.

En esta campaña se recomienda a los padres no precipitarse a la hora de realizar las compras escolares, estudiar diferentes ofertas comerciales, así como comparar precios y calidades, ya que se incide en la necesidad de hacer las compras de "manera racional y no guiados" por modas, conservar las facturas y comprar solo lo necesario teniendo en cuenta la economía familiar.

Asimismo, se invita a inculcar entre los niños y jóvenes el respeto al medio ambiente y hacer un consumo que minimice el uso de plásticos, según informó el Ayuntamiento en nota de prensa.

Por ello, en la campaña se resalta la necesidad de reducir, reutilizar, reciclar y repensar como "claves" para afrontar la vuelta al colegio. Estos consejos se podrán encontrar en un folleto informativo de la Oficina del Consumidor donde se invita a las familias a iniciar el curso escolar con buenos hábitos como reutilizar el material en buen estado de años anteriores.

También recomienda al consumidor a comprobar "siempre" que el producto que se va a adquirir se ajusta a lo anunciado en la tienda, ofertas, folletos o catálogos comerciales. Además, indica que se deben conservar las facturas de compra, los justificantes de pagos por adelantado y las comunicaciones en el caso de que la compra se realice on line, teniendo en este último caso los compradores 14 días para devolver el producto que han adquirido vía Internet si no le convence.

Por otro lado, recuerda que los productos electrónicos disponen de dos años de garantía y deben estar debidamente etiquetados con el marcado CE como garantía de que cumplen con las normas de seguridad de la Unión Europea; así como que los ciudadanos deben informarse bien de las condiciones para contratar un crédito, entre otras recomendaciones.