Actualizado 30/09/2009 18:14 CET

Presidenta del Cabildo de Lanzarote afirma que muerte de Arozarena es "una pérdida irreparable para las letras canarias"

ARRECIFE (LANZAROTE), 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Cabildo de Lanzarote, Manuela Armas, expresó hoy su pesar por el fallecimiento anoche del escritor canario Rafael Arozarena que supone, a su juicio, "una pérdida irreparable para la cultura y la letras canarias".

"Desaparece uno de los grandes autores literarios del siglo XX en las islas, y además, un escritor cuya producción e inspiración estuvo muy ligada a la iconografía del archipiélago", afirmó Armas en un comunicado.

La presidenta quiso transmitir las condolencias a la familia del escritor en nombre de toda corporación, en el suyo propio y en el de "todo el pueblo de Lanzarote". Recordó la especial relación del autor con Lanzarote, y "el cariño que se le profesaba desde la isla, ya que su novela más conocida y universal, 'Mararía', está ambientada en Lanzarote".

Subrayó que Arozarena (Santa Cruz de Tenerife 1923-2009) es uno de los autores literarios más importantes de Canarias en el siglo XX. Trabajó la poesía, la novela, el ensayo y los artículos de prensa. Entre su trabajo poético destacan obras como 'Romancero canario' (1946), 'El ómnibus pintado con cerezas' (1971), 'Silbato de tinta amarilla' (1977) o 'Fetasian Sky' (2003).

De entre sus novelas, 'Mararía' (1973) es la más conocida por el gran público y la de mayor repercusión internacional, pero también son muy relevantes textos como 'Cerveza de grano rojo' (1985) o 'El barco de los sueños' (2003). Su obras fueron traducidas a numerosos idiomas, como el inglés, el francés, el alemán, el italiano o el rumano.

Junto con el Isaac de Vega, Antonio Bermejo y José Antonio Padrón formó parte del llamado grupo Fetasiano, que revolucionó la literatura canaria en los años 60 y 70 del pasado siglo. El grupo se caracterizó por describir en sus obras una relación de conflicto y tensión entre el ser humano y el mundo que le rodea.

Rafael Arozarena obtuvo en 1988 el Premio Canarias de Literatura, junto al propio Isaac de Vega, y desde el año 2000 era miembro de la Academia Canaria de la Lengua.