Actualizado 14/08/2009 20:46 CET

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer condena a 1 año de cárcel y 3 de alejamiento a un hombre que golpeó a su pareja

LOGROÑO, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer ha condenado a un año de cárcel, y tres de alejamiento, a un hombre que golpeó a su mujer durante alrededor de dos horas, hasta que llegó la policía. No obstante, le exime del delito de trato degradante.

La sentencia considera probado que, a las 20:00 horas del 12 de abril, M.E.G. se encontraba con su pareja en el Parque del Ebro, donde iniciaron una discusión. A continuación, se dirigieron al domicilio que compartían y, allí, continuaron la disputa.

En ésta, él le golpeó a ella con el cinturón en la espalda; después, la llevó al dormitorio, la tumbó en la cama, y le propinó un puñetazo. Ella, intentó evitarlo arañándole. A continuación, la llevó al baño, la metió en la ducha, mojándole todo el cuerpo, y le golpeó la cabeza contra el retrete.

Ya en el pasillo, la tiró al suelo y le golpeó la cabeza contra el suelo. La situación continuó hasta las 23:00 horas, en que finalizó ante la llegada de la Policía, que acudió avisada por los vecinos.

El Ministerio Fiscal consideró los hechos constitutivos de un delito de lesiones en el ámbito doméstico, y otro de trato degradante. La letrada de M.E.G., por su parte, acusó a la mujer de un delito de violencia doméstica.

La jueza considera que "no puede estimarse acreditado el delito de trato degradante, dada la ausencia de declaración de la víctima que relate y detalle concretamente los hechos, al existir contradicciones entre los expuestos en la declaración policial y la prestada ante el Juzgado de Violencia sobre la mujer, que no han podido ser aclaradas al no comparecer la perjudicada al acto del juicio".

Sí ve claro el delito de lesiones, dadas las declaraciones de la policía y de una mujer que tiene alquilada una habitación en la casa de la pareja, que no salió de su cuarto pero escuchó, y el parte de lesiones.

En cuanto a él, indica que presenta arañazos, pero sólo pueden considerarse defensivos, por lo que absuelve a la mujer del delito del que se le acusa.

Además del año de cárcel, y los tres de alejamiento, la sentencia impone que el acusado deberá indemnizar a la mujer con 180 euros, y al Servicio Riojano de Salud con 322.