Publicado 06/02/2021 13:24CET

"Es el momento de que la sociedad reconozca la labor del docente como esencial" afirma director Máster de UNIR

Profesor en un aula.
Profesor en un aula. - IREKIA - Archivo

   LOGROÑO, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El director del Máster en Neuropsicología y Educación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Aitor Álvarez Bardón, ha asegurado que "es el momento de que la sociedad reconozca la labor del docente como esencial, prioritaria". La "educación es un bien social y tiene que tener un reconocimiento de la sociedad, en general", ha añadido.

   Un reconocimiento que, además, de la propia sociedad debe venir también de "instituciones académicas y políticas" porque "están en primera línea y hay que confiar en ellos". Ha asegurado que "lo están haciendo muy bien y lo tienen que notar".

   En una entrevista a Europa Press Álvarez Bardón ha apuntado que los docentes "son de los grandes olvidados" de la pandemia, ya que si bien se entiende que hay que reconocer a otros ámbitos laborales, el profesorado "está también en primera línea, y a veces se les olvida".

   Ha asegurado que la pandemia ha demostrado que la educación "es esencial y básica, porque es el futuro del país".

   Álvarez Bardón ha recordado que socialmente "está siendo un momento muy complicado" y para los docentes "lógicamente también", pero ellos "están muy acostumbrados a tener una flexibilidad y una adaptación al cambio, ya que no hay más que ver cuántas leyes educativas ha habido, o cómo cambia la metodología, sin olvidar que cambian de grupo de alumnos cada poco tiempo".

   No obstante, el director del Máster en Neuropsicología y Educación de UNIR ha señalado que en esta ocasión "se han tenido que adaptar a todos esos cambios, a los nuevos protocolos, a la propia presión social y a estar en primera línea del virus".

   Además, Álvarez Bardón ha unido el "cambiar de lo presencial a lo online, o una fórmula mixta, porque hay niños que están en casa confinados y otros que están en el colegio" que hace que esté siendo "complicado". También ha destacado la "incertidumbre o el miedo que incluso sufren, que hace que sea una losa para los docentes".

   Ha indicado que "hay que valorar a los docentes, porque siempre muestran una vocación y entusiasmo grande, que hace que no estén constantemente quejándose, ya que están centrados en buscar el bien del alumno y una solución, y eso les está salvando".

CONSEJOS

   De todos modos, para "no acabar quemados o con apatía laboral", además del reconocimiento de la sociedad, el director del Máster de UNIR les ha aconsejado que "tengan tiempo para cuidarse ellos mismo, tanto mental como físicamente, así como "priorizar lo esencial; descansar; alimentación sana; y ejercicio porque con ello tendrán realmente un estado adecuado".

   Para Álvarez Bardón, el profesorado tiene que entender que "la actualización tecnológicamente que han tenido que hacer es una solución para mejorar su labor como docente". Les ha aconsejado, asimismo, un rato diario de "desconexión tecnológica", además de que "procuren un ambiente laboral más positivo, porque las emociones se pueden trasladar al aula".

   Finalmente, ha asegurado que "las emociones influyen en el aprendizaje y la enseñanza", por lo que es "importante que transmitan lo que sienten y sobre todo transformar las negativas en positivas".