Los trabajadores de la prisión de Logroño se concentran el mismo día que fallece un interno por sobredosis

Publicado 28/01/2019 14:04:52CET
FESP

   "Esto está muy ligado a la falta de personal y sobreocupación de la prisión de Logroño", asegura el delegado de UGT

   LOGROÑO, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los trabajadores de la Prisión de Logroño se han concentrado hoy (convocados por UGT, CSIF, ACAIP y CCOO) frente al Parlamento de La Rioja el mismo día en que ha fallecido un interno por sobredosis y para reclamar más medios personales y materiales, tal y como ha informado el delegado de UGT, Juan Pablo Pérez.

   Los trabajadores han registrado una declaración, para su lectura en el pleno del Parlamento de La Rioja (el 14 de febrero), con la intención de que sea apoyada por todos los grupos políticos para destacar cómo "tanto la educación como la reinserción de los reclusos están ligadas a un servicio público de calidad".

   Para ello, ha señalado Pérez, hacen falta "recursos económicos y materiales adecuados"; lo que en La Rioja se concreta en la necesidad de 47 funcionarios más, además de formación y "una equiparación salarial" con los trabajadores del País Vasco y Navarra que cobran unos setecientos euros más".

   También, "que se tomen medidas" para atajar "las agresiones y se cubran las vacantes de trabajadores". Así, ha añadido Jorge Miguel Cabezas (delegado de ACAIP), hace seis años que no se convoca un concurso de traslados y "todas las plazas de los compañeros que pasan a una segunda actividad o se jubilan no se cubren".

   Así, exigen "un concurso de traslados anual" y cubrir el déficit de plazas "para volver a la normalidad".

   "Llevamos años movilizándonos contra la privatización del servicio de prisiones y reclamando más seguridad y más medios para cumplir nuestro trabajo", ha recordado.

   "Hoy mismamente", ha añadido Pérez, "ha fallecido un interno por sobredosis y esto está muy ligado a la falta de personal y sobreocupación de la prisión de Logroño", ha explicado.

   En este sentido, Cabezas ha indicado que "el problema" es "la falta de formación". "El tener que detectar drogas y objetos prohibidos en las prisiones lo tenemos que hacer por nuestra cuenta y riesgo para salvaguardar la integridad de los funcionarios y de los propios internos", ha relatado.

   Ha explicado que "no hay posibilidad de detectar la entrada de drogas en la prisión a no ser que se use la brigada canina de la Guardia Civil".

   "Nosotros no podemos cachear a los familiares que entran en las prisiones y sabemos que entra una inmensa cantidad de droga a través de las comunicaciones vis a vis y de los permisos de los internos que regresan", ha dicho.

   A este respecto, si bien recientemente se ha detenido a dos mujeres por intentar pasar droga en un vis a vis, ha indicado que sucedió porque los trabajadores saben que hay "determinados internos que introducen droga en el centro" y, cuando vienen sus familiares, avisan a la Brigada Canina.

   "Si el día que vienen los perros se detecta una cantidad de droga como la que han detectado, no nos queremos hacer idea de lo que está entrando de manera continua; pero es que no tenemos medios, la droga entra en el centro y la única oportunidad que tenemos es encontrarla después", ha dicho.

   La concentración de hoy parte de una convocatoria nacional dirigida a los empleados públicos de todos los centros penitenciarios del país. Previamente, los representantes sindicales se han reunido con la presidenta del Parlamento, Ana Lourdes González, para comunicarle su situación.

   Los sindicatos consideran necesario que, de forma urgente, la Administración Penitenciaria implante una verdadera política de prevención de riesgos laborales y desarrolle programas de tratamiento y prevención de la violencia en las cárceles.

   Otra de los grandes problemas del colectivo es la pérdida de poder adquisitivo, que alcanza el catorce por ciento, que viene agravada por brechas salariales injustificadas entre puestos de trabajo iguales, como consecuencia de la clasificación por categorías de los centros.

   En este sentido, los sindicatos instan a la actualización de la categoría del Centro Penitenciario de Logroño, que ostenta una de las más bajas de España y, en consecuencia, sus trabajadores cuentan con unos de los peores salarios.

   Además, los empleados no tienen posibilidad de acceder a promoción interna, carrera profesional ni a concursos de traslados, y están sufriendo recortes en formación y en acción social.

   Asimismo, UGT, CISF, ACAIP y CCOO denuncian que la Administración está desmantelando la Sanidad Penitenciaria y que sigue privatizando servicios.

   Estos sindicatos, que ostentan la mayoría de la representación sindical, llevan un año de movilizaciones, que han incluido seis huelgas generales en los meses de octubre y noviembre de 2018, para denunciar la situación de deterioro público de la prisión de Logroño, visibilizar el abandono que sufre el colectivo penitenciario y reivindicar unas mejoras salariales justas para los empleados públicos que en ella trabajan.