Publicado 11/05/2020 12:47CET

Asociación de Salud Pública pida a la Comunidad retirar la distribución de mascarillas FFP2 a la población

Un cliente coge en sus manos una de las siete millones de mascarillas FFP2 modelo KN95 que a partir de este lunes reparten las farmacias entre la población de la Comunidad de Madrid.
Un cliente coge en sus manos una de las siete millones de mascarillas FFP2 modelo KN95 que a partir de este lunes reparten las farmacias entre la población de la Comunidad de Madrid. - Óscar Cañas - Europa Press

Reclama que el "sobrecoste" de esta medida se destine a reforzar el sistema sociosanitario

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Madrileña de Salud Pública (AMaSaP) ha solicitado a la Comunidad de Madrid la retirada de la distribución general a la población las mascarillas FFP2 y que se reserve "exclusivamente" para los profesionales, como recomiendan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.

A su vez, este colectivo profesional "aplaudiría" que la Comunidad de Madrid repartiera en su lugar mascarillas quirúrgicas, "siempre que se garantice que los profesionales sanitarios y sociosanitarios dispongan de todas las que necesiten".

También ha exigido que los "millones de euros del sobrecoste que supondría la distribución de mascarillas FFP2", se destinen a "reforzar los sistemas de atención primaria y salud pública, uno de los requisitos imprescindibles para pasar a la fase 1".

Además, ha pedido a las autoridades que recuerden constantemente a la población las medidas básicas de prevención y las normas para la colocación, uso y retirada de las mascarillas.

Así lo ha indicado en relación al reparto gratuito que arranca este lunes en las farmacias de siete millones de mascarillas FFP2 modelo KN95 entre la población de la Comunidad de Madrid y adquiridas por el Ejecutivo autonómico.

Sociedades científicas y asociaciones profesionales de la rama de Medicina del Trabajo también han afirmado que el reparto de mascarillas FFP2 de forma genérica a la población, como ocurre en la Comunidad de Madrid a partir de este lunes, "no es adecuado" y advierten de que su uso continuado entraña "riesgo" de contaminación y "podrían ser elementos de transmisión del virus".

Mientras, jefes de servicios de Medicina Preventiva de 17 hospitales madrileños, que pidieron por carta a la Consejería de Sanidad que reconsidere el reparto de estas mascarillas de forma genérica a la población al entender que "no se sustenta en la evidencia científica" y "no ayudar al control de la transmisión" creando a una "falsa sensación de seguridad".

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha defendido el reparto de mascarillas FFP2 a los madrileños que se pone en marcha a partir de este lunes en las farmacias para "proteger al máximo a la población de Madrid", y ha asegurado que los profesionales sanitarios tienen garantizado el suministro de este tipo de mascarillas.

"No entiendo por qué proteger a tu población tiene que llegar a ser un problema, esa es nuestra máxima", ha reiterado Escudero, quien ha señalado que si se hubiese optado por la quirúrgica habría que haber realizado "una compra de 80-90 millones de mascarillas", debido a que "su duración es mucho menor" que la de las FFP2.

EL REPARTO DE FFP2 "NO TIENE SENTIDO"

Respecto a esta cuestión, la Asociación Madrileña de Salud Pública ha apuntado que el modelo de mascarillas FFP2, de filtro de partículas, están diseñadas para "proteger" a los profesionales sanitarios que están expuestos a los aerosoles de pacientes infectados, que puede tener lugar en algunos procedimientos médicos o quirúrgicos.

Concretamente, cita la intubación endotraqueal, la ventilación no invasiva, la aspiración de secreciones, la administración de medicamentos por nebulización o la fibrobroncoscopia.

En contraposición, fuera de esos casos la trasmisión del coronavirus se produce sobre todo por gotículas emitidas por las personas infectadas al toser, estornudar o hablar y que no tienen un alcance mayor de un metro.

"El contagio se produce cuando estas gotículas alcanzan las mucosas de la boca, la nariz o los ojos de otra persona, bien directamente, si no se guarda una distancia mínima de seguridad, o por contacto, si la persona se lleva la mano a la cara después de tocar objetos o mobiliario contaminado por las gotículas", ha recordado.

Por ello, el colectivo profesional ha expuesto que las autoridades sanitarias deben insistir a la población general sobre las medidas básicas para prevenir el contagio y, además, como medida complementaria usar mascarillas quirúrgicas cuando no se puede mantener la distancia física de seguridad, como en espacios cerrados, en el transporte público o cuando no se puede efectuar el teletrabajo.

"Por tanto, las mascarillas FFP2 deberían reservarse para profesionales sanitarios que llevan a cabo procedimientos que generan aerosoles o que trabajan en lugares en donde se efectúen esos procedimientos y para los pacientes inmunodeprimidos. Lamentablemente, durante esta pandemia los profesionales sanitarios de Madrid han carecido en algunas ocasiones de ese tipo de mascarillas cuando las necesitaban. No tiene sentido que se repartan a la población general, sin que haya necesidad, y menos aún mientras falten en hospitales, centros de salud o en centros sociosanitarios, donde sí son necesarias", ha apuntado.

A modo de conclusión, ha defendido que siempre que los profesionales sanitarios dispongan en número suficiente de todas las mascarillas que necesiten, "tiene sentido" que las autoridades repartan a la población general mascarillas quirúrgicas, "pero no FFP2".