Publicado 10/04/2014 14:49CET

Botella disipa dudas sobre una posible cesión asegurando que no tiene conocimiento de operación alguna en Serrería Belga

Medialab Prado
PSOE

Resta fuelle a las informaciones de Madrid Destino, que aseveraban que había una propuesta en la mesa que se estaba estudiando

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha sido tajante al contestar hasta en dos ocasiones que no tiene conocimiento de operación alguna en la Serrería Belga, sede de Medialab Prado, disipando de este modo cualquier duda sobre una posible cesión del espacio.

"No tengo conocimiento de esa operación", ha espetado la primera edil en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, después de que desde la sociedad municipal Madrid Destino apuntaran que "hay una propuesta sobre la mesa" que "se está estudiando".

Ese 'no' a cualquier operación futura en el edificio que alberga a Medialab llega horas después de que el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, apuntara que su formación habría tenido conocimiento de esas negociaciones por medio del director de Madrid Destino, Timothy Chapman. La empresa que se barajaba era Telefónica.

A la oposición en bloque nunca le gustó esa pretendida operación de cesión ya que se produciría sólo un año después de que la Serrería se reinaugurase y con una inversión que alcanzó los 8 millones de euros.

"Si al cabo de un año se cambia de opinión, poca seguridad se da a la inversión. Llama la atención que no sigan adelante con sus propios proyectos, así no cuajarán nunca", señalaba días atrás a Europa Press la portavoz de Las Artes de UpyD, Patricia García.

La socialista Ana García D'Atri lamentaba la "opacidad" y si el Gobierno se deshacía de inversiones como infraestructuras culturales inauguradas hace un año "se demuestra que no creen en ellas asumiendo su fracaso".

AÑOS 20

El edificio actual es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular. Obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya, que lo proyectó en 1924, su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial de principio del siglo XX, como destaca Monumenta Madrid.

Su actividad original se clausuró a principios de la década de los 90, pasando en el año 2000 a ser propiedad del Ayuntamiento, que convocó en febrero 2007 un concurso internacional para adecuar el edificio y convertirse en la sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas de las que fue ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

La rehabilitación de la Serrería Belga fue galardonada con el premio de la XII Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo y con el Premio COAM 2013.