Publicado 20/01/2022 20:17

Colegio vecino a la explosión de hace un año coloca una estatua de Santa Filomena por el "milagro" de los niños salvados

El Colegio La Salle La Paloma, vecino a la explosión de hace un año en la calle Toledo de Madrid, coloca una estatua de Santa Filomena por el "milagro" de los niños salvados
El Colegio La Salle La Paloma, vecino a la explosión de hace un año en la calle Toledo de Madrid, coloca una estatua de Santa Filomena por el "milagro" de los niños salvados - ARZOBISPADO DE MADRID

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Colegio La Salle La Paloma, contiguo al edificio que explotó hace un año en la calle Toledo, ha colocado este jueves una estatua de Santa Filomena en el recinto por el "milagro" que supuso que ningún niño resultara herido, pese a que los cascotes cayeron al patio, han indicado a Europa Press fuentes de la parroquia de la Paloma, propiedad del inmueble siniestrado.

La directora del centro educativo, que cuenta con 200 alumnos, Visitación Salazar, ha señalado que ese día tomó la determinación de que los niños no salieron a jugar al patio, ya que todavía no estaba en condiciones apropiadas tras la intensa nevada que dejó 12 días antes la borrasca Filomena.

"Vinimos días antes para quitar nieve; estuvimos vaciando la azotea, que estaba llenísima, y lanzándola al patio, con lo que se acumuló mucha más nieve", cuenta la directora. Así que los primeros días de la vuelta, hasta que la nieve se derritiera, los niños se quedarían dentro en los recreos para evitar los riesgos de tanta nieve y hielo.

Eso evitó que a la hora de la explosión, poco antes de las 15 horas, hubiera niños jugando en el patio tras la comida y, por tanto, recibieron los cascotes que llegaron y que mataron en la calle Toledo a dos personas que pasaban por ese lugar justo después de la deflagración de gas. De hecho, además de piedras y ladrillos y grava cayó hasta una bañera de una de las viviendas sacerdotales de la sexta planta.

Además, la directora y su esposo, con un hijo en el colegio y otra, la mayor, que justo en el momento del siniestro estaba en un autobús bajando la calle Toledo hacia el centro, fue consciente de que podían haber muerto. Y entonces se acordaron de la abuela: "¡Cómo nos ha cuidado sabiendo que estábamos todos aquí!".

Visitación cree que detrás de esa trascendente decisión de no abrir el patio estuvo su la abuela de su marido, que se llamaba Filomena, que había fallecido hacía tres años. Así que el profesor, junto a su madre, decidieron donar una imagen de Santa Filomena --una adolescente que fue martirizada en la época romana--, que se situará en una ménsula en la galería del patio.

La talla ha sido bendecida en una misa oficiada esta tarde por el párroco Gabriel Benedicto y colocada mirando al patio, en recuerdo de ese día y protección para los días venideros. Una iglesia con la que tienen mucha relación ya que en ella celebran, cada año, varias Eucaristías con alumnos y padres, además de otras celebraciones en momentos litúrgicos destacados. Además, acoge a los grupos de catequesis que se reunían hasta hace un año en Toledo 98.

El colegio La Salle se siente también muy cuidado por la Virgen de la Paloma, más desde que en el muro colindante con el templo se instaló, el pasado mes de mayo, un mosaico con la imagen de esta Soledad. "¡Estamos muy protegidos!. Es curioso ver cómo prácticamente a diario la gente se acerca, se santigua, les ves rezando...", ha señalado.