Desarticulada una banda especializada en robar coches y venderlos luego por piezas

Actualizado 04/10/2019 13:41:46 CET
455341.1.500.286.20191004123330

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional ha desarticulado una banda criminal asentada en la Comunidad de Madrid especializada en robar coches, desguazarlos y después venderlos por piezas.

Según ha explicado el Cuerpo en un comunicado, se ha detenido a dieciocho miembros de la organización, que, a pesar de tener su base en la región, tenían movilidad por "gran parte" del país.

Su modus operandi se basaba en sustraer los vehículos, despiezarlos en naves clandestinas, vender las piezas por Internet y a talleres y, por último, enviar el chasis a chatarreros para que hiciesen desaparecer los restos.

La investigación se inició el mes de abril cuando la Policía Nacional detectó un incremento de denuncias por sustracción de vehículos de gama media, tanto en la Comunidad de Madrid como en la provincia de Burgos.

Tras el análisis de dichas denuncias, los agentes identificaron a los autores del robo de un vehículo todoterreno en la provincia de Burgos, uno de ellos asentado en Leganés, que ya había sido investigado en otras ocasiones.

Así, este grupo funcionaba "como una gran empresa" que gestionaba "todos los delitos" asociados con el robo de vehículos y funcionaban en cadena, desde el robo hasta hacer desaparecer los restos, ordenados en cinco escalones.

DELITOS EN CADENA

El primer escalón estaba compuesto por dos personas dedicadas, de forma exclusiva, a la localización y sustracción de los vehículos. Tras el robo, trasladaban los coches a naves abandonadas con un doble motivo; por un lado, evitar la existencia de contratos de alquiler a su nombre y por otro para evitar que los relacionasen con quien las hubiese alquilado.

El segundo escalón lo conformaban tres personas encargadas del despiece de los vehículos sustraídos. Los desmontaban en función de los elementos que iban a vender a terceros --motor, volante, llantas de aleación, asientos-- y abandonaban el resto de piezas. Esta tarea la realizaban en cuestión de horas, empaquetando y distribuyendo las piezas de valor y las que carecían de él en dos transportes diferentes.

A continuación, se encontraban los integrantes del grupo dedicados a trasladar los efectos. Por último, en el cuarto escalón, se encontraban los miembros encargados de la venta de las piezas. Para ello utilizaban páginas de Internet de venta de segunda mano y los receptores los utilizaban como repuestas, la quinta escala de la cadena.

La organización tenía una demanda elevada de estos coches de gama media, con una antigüedad de entre cinco y diez años, con cuya venta podrían haber conseguido cerca de 300.000 euros. Las dieciocho detenciones se realizaron en Madrid, Leganés, Titulcia y Chinchón; y se han esclarecido más de 30 hechos delictivos.

Contador

Para leer más