20 de febrero de 2020
 

Dimiten las dos concejalas de Ganemos de Valdemoro condenadas a tres años de cárcel

Actualizado 22/10/2015 14:53:46 CET

VALDEMORO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las dos concejalas del grupo municipal de Ganemos Ahora Valdemoro condenadas a tres años de cárcel por un delito de insolvencia punible, Rosa Agudo de Blas y Paloma Agudo de Blas, han presentado su dimisión y su renuncia al acta de edil.

Así lo han comunicado a sus compañeros y lo registrarán en el Ayuntamiento de la localidad, a pesar de que una de las condenadas, Rosa Agudo, recuerda que la sentencia no es firme y han presentado recurso.

Con todo, ha manifestado su intención de renunciar al acta de edil porque no quieren "perjudicar al grupo municipal" y porque consideran que "hay mucha más gente que puede seguir haciendo el trabajo con las mismas ganas y el mismo esfuerzo", aunque señala que no renunciarán a seguir "trabajando y protestando en las calles".

Agudo ha señalado que su caso comienza en 2007 cuando sus padres venden unos terrenos en Colmenar de Oreja, aunque posteriormente la inmobiliaria "quiso recuperar el dinero", los 600.000 euros entregados en un primer momento y que a la familia les "solucionaron la vida", porque según Agudo tenía una hipoteca por la que "iba a ser desahuciada" y alguno de sus hermanos no tenían trabajo.

La exedil, que afirma hablar en su nombre y en el de su hermana, ha relatado en declaraciones a Europa Press que "en realidad es una cuestión que afecta" a sus padres, porque ellas "el único delito" que han hecho "es aceptar una donación en vida" de sus padres.

Por último Agudo ha recordado que dos juezas les dieron la razón anteriormente en este caso y que la actual sentencia está "inacabada", por lo que anuncia recurso contra la "barbaridad" que a su juicio supone una condena a tres años de cárcel.

GANEMOS APOYA A LAS EXCONCEJALAS

Desde el grupo municipal de Ganemos Ahora Valdemoro han mostrado su "apoyo en bloque" a las dos exconcejalas y recuerdan que, por una parte, la cuestión judicial que les afecta es un asunto "estrictamente familiar" y su caso no incumple el código ético de la agrupación, que en su punto VIII recoge la obligación de "renunciar al cargo en caso de imputación, procesamiento o condena por faltas o delitos de corrupción, acoso sexual, violencia de género, pederastia o maltrato infantil".

En cualquier caso han respaldado la decisión de sus compañeras para "dar ejemplo ante lo que hemos venido transmitiendo desde el nacimiento de esta agrupación", a pesar de que su condena "en ningún caso guarda relación con su labor pública".

Con la dimisión de las dos ediles, los siguientes en la lista electoral de Ganemos Ahora Valdemoro que están llamados a recoger su acta de concejal serán los números 5 y 6, Fernando González de la Calle, ingeniero técnico aeronáutico, y Nuria Triguero Palomares, abogada.

CONDENADAS POR INSOLVENCIA PUNIBLE

La condena ha sido sentenciada por la sección número 15 de la Audiencia Provincial de Madrid, que establece tres años de cárcel a Rosa Agudo de Blas y Paloma Agudo de Blas, además de a sus padres y sus dos hermanos, por un delito de insolvencia punible.

La sentencia refleja también la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo, veinte meses de multa con una cuota diaria de doce euros y una indemnización de 560.000 euros más intereses a una inmobiliaria, aunque contra la decisión cabe recurso.

La condena se basa en la reclamación de la inmobiliaria para que la madre de familia, Juana de Blas, devolviera 600.000 euros entregados por no cumplir un contrato sobre la compra de unos terrenos en el año 2007 situados en Colmenar de Oreja, aunque según el relato de la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, los acusados, "realizaron las actuaciones precisas para que esta deviniera insolvente y con ello poder defraudar a los acreedores".

De hecho los propios magistrados cuestionan las justificaciones que da la familia sobre el destino de ese dinero, como "varios cruceros por el Mediterráneo, Caribe y por los fiordos noruegos" o el gasto de casi 50.000 euros en "restaurantes, hoteles y casino", algo que para los jueces "resulta fuera de toda razón un gasto tan elevado en un periodo tan pequeño".